DOCUMENTOS: DUDAS “DUDOSAS”

El obispo de Albano (Italia) Marcello Semeraro, uno del Grupo de los 9 que aconsejan al Papa, frente a la confusión de algunos y de la gran prensa aclaró que el Papa autorizó a todos los sacerdotes a perdonar el pecado de aborto y también a liberar a los penitentes de la excomunión que era la sanción penal que la Iglesia infligía a este pecado, como lo sigue haciendo con otros. Por eso anteriormente el pecado de aborto era reservado al obispo o a sus delegados. Ahora el Papa concede a todos los confesores la jurisdicción para levantar la excomunión, la que impedía la recepción de todos los sacramentos. El Papa no ablanda la doctrina sobre el aborto; sigue condenando enérgicamente el aborto (“cada niño no nacido que siendo inocente es condenado injustamente, tiene el rostro de Jesús que antes todavía de nacer experimentó el rechazo del mundo”), pero al mismo tiempo afirma que “no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir cuando encuentra un corazón arrepentido”. Esta disposición del Papa ayudará a muchas personas a adquirir el coraje del arrepentimiento y de la confesión y a superar ese trauma que quizás han vivido por muchos años. Así como en el tema de la confesión del aborto, también se siguen malinterpretando las directivas del Papa en “Amoris Laetitia”, tratando de contraponerlas a  las de sus predecesores. El Papa ha dicho repetidamente y hasta fastidiado que en su carta se trata de las conclusiones de dos Sínodos con amplias consultas mundiales y además que el tema central de los Sínodos no ha sido sobre los divorciados vueltos a casar y la comunión, sino sobre la familia. A las tediosas polémicas que aún siguen después de tantos meses, bien ha contestado el cardenal Fernando Sebastián hablando de las dudas de unos “insignes señores”: “Se trata de dudas que se me antojan “dudosas”, porque el Papa ha dicho con claridad lo que le ha parecido conveniente. Basta querer entender y para eso hace falta ser un poco más amplios de mente. El Papa expone en forma precisa sobre el matrimonio y la familia cristiana como nunca se había hecho en el magisterio de la Iglesia, pero dentro de una perspectiva pastoral y realista. Si los que dudan, dejan un rato los papeles y se ponen a confesar, lo entenderán mejor”. El cardenal Wilfrid Napier añadió: “Jesús también eligió no contestar ciertas preguntas con palabras, sino con su propio testimonio”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s