CUBA: “FIDEL CASTRO Y LA RELIGIÓN”

Pope Francis meets with former Cuban President Fidel Castro in HavanaEste es el título de un interesante libro del teólogo brasileño Frei Betto sobre Fidel  Castro, libro que el mismo Fidel regaló al Papa Francisco en su última visita a Cuba. Más allá de cualquier juicio de tipo político, es de destacar el progresivo acercamiento de Fidel al Cristianismo que ya había mamado en familia y en el colegio de los Jesuitas en La Habana. Al Papa Benedicto le pidió copias de sus libros sobre “Jesús de Nazareth” e “Introducción al Cristianismo”, que le fueron enviadas. Castro siempre negó de que en Cuba haya habido una persecución religiosa, ufanándose de no haber cortado nunca las relaciones con el Vaticano. Nadie puede negar que hubo persecución, sobre todo en los primeros tiempos, aunque no sangrienta como en otros países y aunque fuera según el juicio de Fidel contra una “Iglesia colonial, franquista, corrupta y reaccionaria”.

A su pueblo le dio salud, educación, cultura y dignidad, pero tampoco nunca reconoció el duro avasallamiento de las libertades. En las últimas décadas había habido una relación amistosa con los teólogos de la liberación. A Frei Betto y Leonardo Boff les había pedido que dieran clase de Religión y Cristianismo a todos los funcionarios de segunda línea de Cuba. Así pensaba Castro de Cristo y del Cristianismo: “El primero y más grande revolucionario de todos los tiempos ha sido Jesús, que en un época de esclavitud levantó la voz para decir que todos somos hermanos. No se comprende nuestra historia sin tener en cuenta la presencia del Catolicismo  y de la fe cristiana a lo largo de tantas generaciones. Es un deber sin embargo, antes que nada de los católicos, proteger ese patrimonio. No entiendo como se dejan arrancar de las manos sus valores para ser instrumentalizados por otros  que son cristianos solo por conveniencia”. Cuando hace pocos meses un periodista italiano, Gianni Miná, le preguntó si seguía siendo ateo, contestó: “Yo soy lo que siempre he sido. Nunca fui enemigo de la religión, siempre respeté a los  creyentes, pero sería deshonesto si dijera que soy creyente. He elegido otra ética. Somos demasiado pequeños para sentirnos superiores a los demás. Soy feliz de ser como soy”. Sobre la visita del Papa Francisco: “Es una persona muy honesta, sincera y desinteresada. Para nuestra gente ha sido un gozo su visita”. Francisco fue a visitar a Fidel privadamente, solo acompañado por un obispo. Castro, más que hablar él mismo, le hizo varias preguntas al Papa sobre el destino de la humanidad, la fe, la Iglesia y lo fue escuchando con una gran atención, según relató el p. Federico Lombardi. La dedicatoria de Fidel sobre el libro que le regaló al Papa: “Para Papa Francisco en ocasión de su visita a Cuba, con la admiración y el respeto del pueblo cubano”. Después de una hora de conversación, al despedirse el Papa le pidió a Fidel un Padre Nuestro para él; a lo que él asintió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s