CARTA DE LOS 4 CARDENALES

Una carta pública, días pasados, de cuatro cardenales (Burke, Cafarra, Meissner, Brandmuller) seguía exigiendo al Papa explicaciones sobre cinco puntos o dudas con respecto de la comunión a los divorciados en la Exhortación Postsinodal “Amoris Laetitia”. La respuesta, que ya está en la Exhortación, el Papa  la había dado indirectamente en distintas ocasiones. Dijo Francisco últimamente: “Ciertas maneras de contraponer la doctrina a la caridad no siguen el Evangelio y crean confusión”. En una entrevista al diario “Avvenire” el Papa negó la acusación que se le hace de abaratar la doctrina y protestantizar a la Iglesia. “Algunos siguen sin comprender y quieren blanco o negro; es el fluir de la vida lo que hay que discernir. Los que son considerados como fuera de la Iglesia por un fracaso conyugal, quedan incorporados a Cristo por el bautismo”. En otra entrevista manifestó tenerles más miedo a los aduladores que a los detractores; “en cuanto a estos últimos, reconozco que soy pecador, pero ellos no me preocupan ni me sacan el sueño”. El Papa sabe que “Amoris Laetitia” ha sido muy bien recibida por el Pueblo de Dios; por eso sigue denunciando la “cardioesclerosis” de algunos que no se adhieren a la “revolución de la ternura y de la misericordia” por él promovida. La respuesta ha venido de una carta indignada del presidente de la Conferencia Episcopal de Grecia Fragkiskos Papamanolis que también estuvo presente en los dos Sínodos, en la que pide a los cuatro que se autoexcluyan del colegio de cardenales “para reparar el escándalo, ya que han escrito palabras gravemente ofensivas hacia el Papa”. El arzobispo griego se dice preocupado “por el bien de sus almas y el doble gravísimo pecado cometido: el pecado de cisma o división ya que no creen en la autoridad magisterial del Papa después de haber realizado dos Sínodos de Obispos, y el pecado de escándalo que se le ha dado al pueblo cristiano por la osadía de acusar al Papa de desviación doctrinal”. Más racional, pero también enérgica la respuesta del teólogo Rodrigo Guerra López, miembro del Consejo Pontificio de Justicia y Paz y de la Academia Pontificia de la Vida que al final de su intervención se pregunta: “¿No estará esperando el Papa con su silencio que los hombres que le han jurado fidelidad, revean su posición en esto que parece un acto de presión?”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s