ESTADOS UNIDOS: IGLESIA Y ELECCIONES

BURLINGTON, IA - OCTOBER 21: Guests wait for Republican presidential candidate Donald Trump to speak at a campaign rally at Burlington Memorial Auditorium on October 21, 2015 in Burlington, Iowa. Trump leads most polls in the race for the Republican presidential nomination. (Photo by Scott Olson/Getty Images)

Los católicos en las recientes elecciones votaron con una leve mayoría por Donald Trump (52%). Pero estos votos para Trump son los votos de los católicos “blancos”; solo el 27% de los católicos latinos votó por Trump. Es sabido cómo los latinos representan el 70% de los católicos. Los grandes electores de Trump han sido los “blancos”, en especial  el evangelismo (81%), los protestantes (60%), los mormones (61%). Es la América conservadora, nostálgica del “sueño americano”, mayormente preocupada por  la economía y la seguridad en contra del terrorismo. Por otra parte casi la mitad del electorado se abstuvo de votar.

Es cierto que Trump tuvo el respaldo de muchos católicos conservadores y esto se explica en parte, según la revista norteamericana “América” de los jesuitas, porque hubo muchas homilías desde los púlpitos indicando expresamente a Trump como el candidato de los católicos, siendo que la cuestión del aborto era más importante que los derechos de los inmigrantes. Se ha insistido sobre los “principios no negociables” en varias curias eclesiásticas. En la asamblea plenaria de los obispos después de las elecciones se ha valorado la política pro-life de Trump, pero también se ha pedido para los inmigrantes “políticas humanas”. El arzobispo Joseph Kurtz, antes de dejar el cargo de presidente de la Conferencia Episcopal dijo refiriéndose a la inmigración: “El presidente electo expresó la intención de continuar en general las políticas de Obama en cuanto a la expulsión de los inmigrantes que han recibido una condena penal. No hay que olvidar que Obama hizo deportar dos millones y medio de inmigrantes. Nosotros sin embargo continuaremos a protegerlos”. El Papa hizo llegar a la asamblea un mensaje claro: “Hay que abatir muros y construir puentes. Seamos portadores de buenas noticias para una sociedad sujeta a desconcertantes cambios sociales y a una creciente polarización”. El arzobispo de Chicago Blase Cupich criticó como “preocupantes” las intrusiones en la campaña político-partidista de algunos obispos. “Nunca antes se había criticado o hablado de candidatos individuales con nombre y apellido”, dijo refiriéndose a declaraciones episcopales en favor del candidato republicano. “Esta estrategia no nos servirá a largo plazo. No necesitamos lenguajes que llevan a la división o políticas que hacen pedazos el tejido de la nación”. Y añadió: “Hay algunos obispos que no se sienten cómodos con la visión que ofrece el Papa y otros que se oponen al Papa; no entienden lo que significa ser obispos. Es la dificultad para ellos también, de sumarse al camino de conversión al que el Papa nos invita”. Sean O´Malley de Boston, de descendencia irlandesa, declaró sobre inmigración: “Nuestro sistema de inmigración ha fracasado y es injusto. Como nación formada por inmigrantes deberíamos sentir más comprensión para los que vienen para trabajar. El duro trabajo y el sacrificio de tantos inmigrantes es el secreto del suceso de este país. Los inmigrantes contribuyeron y contribuyen en gran medida a la economía del país. Lastimosamente la cultura del bienestar nos ha llevado a vivir como en una pompa de jabón”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s