NICARAGUA: RÉCORD DE ABSTENCIONES

El 6 de noviembre en las elecciones presidenciales ganó la pareja Daniel Ortega-Rosario Murillo (su esposa). Según Gallup, el abstencionismo superó el 50% entre los más de 4 millones de votantes. El gobierno, para otros cinco años, quedará en manos no ya de un partido sino de  una dinastía familiar como ya estaba sucediendo. Los dirigentes históricos y los intelectuales del sandinismo se han ido hace tiempo. La revolución se ha transformado en oligarquía, imponiendo una farsa de elecciones. El obispo auxiliar de Managua Silvio Báez declaró que él mismo se abstuvo de votar, “no por abstencionismo sino por responsabilidad y amor al país. El pueblo se hubiera merecido autoridades elegidas de otro modo, de un modo que realmente lo representara, sin que nadie fuera excluido. El proceso electoral ha sido hijo de un sistema vaciado de raíz, arbitrario y antidemocrático. No podía prestarme yo a ser parte de un juego que no respeta la voluntad popular. No dejo de esperar un futuro mejor para Nicaragua”. También otros obispos manifestaron lo mismo que Báez. “Si el pueblo se abstiene masivamente, es señal que hay un grave malestar”, dijo el obispo Jorge Solórzano. Otros obispos votaron como ciudadanos, pero no como Iglesia. La Conferencia Episcopal, por primera vez en la historia, había invitado a “no a votar en conciencia, sino a decidir en conciencia si votar o no”. Ortega se enfrenta ahora con el cuarto mandado (el tercero consecutivo). En su primer mandato había quedado hasta 1990. Volvió en el 2006 y fue confirmado en el 2011 después de haber cambiado la Constitución. En las recientes elecciones no se permitieron observadores internacionales y los principales opositores han sido excluidos de la contienda. Ortega tiene ahora cancha libre, pero también en su partido muchos no ven bien el nuevo liderazgo de Rosario Murillo. Creció la economía del 4% anual, pero el crecimiento no se refleja en la realidad. Nicaragua sigue siendo uno de los países más pobres de América Central. Un tercio de la población sigue bajo el nivel de pobreza. Nicaragua es un país joven (los menores de 24 años son más de la mitad de la población), pero desencantado de la política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s