Entrevista: P. Samir Khalil Samir

¿Quién quiere la guerra santa?

samir-khalil-samir-foto-peter-potrowl-wikimedia
P. Samir Khalil Samir

Entrevista a P. Samir Khalil Samir en

http://www.tempi.it/chi-vuole-la-guerra-santa-intervista-a-padre-samir-khalil-samir#.WB33X-PhDIU

traducción de la redacción

P. Samir Khalil Samir: una vida dedicada a enseñar, escribir libros, abrir escuelas para analfabetas, promover  el diálogo entre cristianos y musulmanes, sin ningún tipo de exclusión sectaria. Egipcio de nacimiento, Líbanes de adopción (se trasladó a Beirut cuando tenía 31 años), jesuita desde 1955.

 

Padre Samir, ha dicho durante mucho tiempo que el Islam necesita una reforma profunda que actualice los más polémicos pasajes del Corán y más en general la teología de la yihad. Pero, ¿Quién tiene el poder para hacerlo, dada la condición del Islam sin jefatura única?

Aunque sin un Papa en el Islam, a nivel de cada país que se llama a sí mismo islámico, hay autoridades que tienen el poder de promover una reforma. Si en Egipto la Universidad de Al-Azhar formulara una enseñanza que marginalizara la lectura político-militar del Corán, que estableciera que los versos coránicos relacionados con la guerra santa deben ser leídos en el contexto en que apareció el Corán, los imanes del país se conformarían con esta enseñanza. En el pasado, el Islam ha hecho varias reformas de interpretación, pero las cosas han cambiado en el último medio siglo, cuando Arabia Saudita, gracias a los recursos económicos de la venta de su petróleo, se ha impuesto en gran parte del mundo islámico su interpretación del Islam, es decir, el wahabismo. Lo que es el resultado de la convergencia entre la teología de Muhammad Ibn’Abd al-Wahab y los intereses políticos de la familia Saud. Es un Islam que implica terribles preceptos relativos a los no musulmanes, la condición de la mujer, los chiítas; cosas que normalmente no aceptaría un musulma razonable. Pero los petrodólares han permitido a Riad de penetrar en todas partes. En Egipto hasta el final de los años sesenta en El Cairo el velo era usado por muy pocas mujeres; hoy en día incluso las niñas cristianas en los barrios populares deben llevarlo, si no quieren sufrir represalias. Nuestras autoridades islámicas tienen miedo: cuando va a Grozni, Chechenia, el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmed al-Tayeb, aprueba un documento que indica que el wahabismo no es parte de la tradición suní. Cuando está en El Cairo, donde la influencia económica saudí es fuerte, se calla.

¿Cuál será la cara del Islam en el Oriente Medio y en Europa dentro de diez años?

Es imposible preverlo. Esperamos en un gran avance en la dirección reformista, que sería bien recibido por la mayoría de los musulmanes. Pero si nos fijamos en los hechos, vemos que los únicos países de sistema laico de la región, Irak y Siria, fueron destruidos política y materialmente con la excusa de que eran dictaduras. Como si los otros jefes de Estado (reyes en primer lugar) de los países árabes no fueran dictadores. En el Líbano (país árabe, pero no musulmán), la coexistencia de varios grupos religiosos, que implicaba la libertad de cambiar religión, sigue resistiendo después del horror de la guerra civil. Pero si en virtud del crecimiento de la población, el componente chiíta tratará de aumentar su peso político, preveo desastres en el Líbano. En cuanto a la implantación del Islam en Europa, todo depende de lo que va a entender y decidir el pueblo europeo: en el Islam no hay libertad de conciencia, ya que si un musulmán intenta cambiar de religión es castigado por la ley, en algunos países muy gravemente; y la religión es un asunto espiritual, pero es uno con la política y con la ley. Los Musulmanes que van a Europa encontrarían natural seguir  practicando el Islam con estos conceptos, y son los europeos que tienen que explicarles que no es posible; y deben mantenerse firmes en la defensa del derecho de apostasía, para aquellos que quieren dejar o cambiar su fe religiosa, y de la distinción entre las esferas políticas y religiosas. Quien no puede aceptar las leyes europeas que reflejan la Declaración Universal de los Derechos Humanos, no debe poder asentarse en Europa. Sería un mal para todos.

Después de la conquista del poder por parte del Isis en Irak y Siria, ¿ha cambiado algo en la condición de las minorías cristianas en otros países de la región, donde la acción Isis es sólo marginal?

Yo sólo puedo hablar por los países que conozco, Líbano y Egipto. En el Líbano, la situación de los cristianos ha seguido siendo la misma que antes, mientras que en Egipto las cosas empeoraron: los ataques contra los cristianos coptos han aumentado, especialmente en la provincia de Minia, donde los Hermanos Musulmanes y otros grupos extremistas son fuertes. Sólo un pretexto, tal como la construcción de una casa muy grande tomada equivocadamente por algunos como una iglesia, alcanza a impulsar turbas contra los cristianos. El presidente Al-Sisi está haciendo todo lo posible para proteger a las minorías, pero el prejuicio contra los cristianos viene de lejos: en Egipto, por ley, un cristiano no puede enseñar árabe en las escuelas, porque al ser la enseñanza centrada en gran parte en la lectura y el análisis lingüístico del Corán, se cree que un cristiano no es adecuado para hacer esto. En un país donde el 40 por ciento de la población sigue siendo analfabeta, no hay recursos humanos. Y es casi imposible construir una iglesia, debido a las leyes discriminatorias contra los cristianos.

Los patriarcas cristianos de Oriente han pedido en repetidas ocasiones la intervención militar internacional para poner fin a la ocupación de Mosul y de la llanura de Nínive por Isis, pero nadie les escuchó. Ahora comenzó una operación de riesgo, con todas las fuerzas locales. ¿Cómo evalúa la actuación de la comunidad internacional con respecto a esas peticiones?

Occidente se mueve sólo por sus propios intereses, no por razones de justicia: en el Oriente Medio todos son conscientes de esto. Los Estados Unidos y sus aliados han hecho algo serio contra Isis sólo recientemente, pero más allá de esto no siguen, porque tienen los acuerdos especiales con Arabia Saudita. La única cosa de los occidentales que nosotros  realmente apreciamos en esta crisis son la ayuda humanitaria y las de las Iglesias: esta solidaridad humana y cristiana es muy buena.

¿Qué piensan los cristianos de Oriente, y más en general los ciudadanos del Oriente Medio, de los eventos relacionados con la ola de inmigración en Europa?

Recibir a los refugiados es un deber, pero no se puede hacerlo de forma ilimitada… La onda no se acabará si no termina el mal que la causa: las crisis y las guerras provocadas por el extremismo y el terrorismo. Y el extremismo y el terrorismo nacen principalmente por las enseñanzas erróneas del Islam, la ideología dominante. Mientras tenemos imanes que enseñan, por ejemplo, que la mujer es inferior al hombre (Corán 2: 228 y 4:34), que el marido tiene derecho a golpear a su esposa (Corán 4:34), siempre que lo haga de una manera que no cause un daño permanente, nadie puede maravillarse que nazcan realidades como el Isis. Europa no debe fallar en el deber de la hospitalidad, pero al mismo tiempo debe fijar los deberes de los inmigrantes, como aprender el idioma local y que el cumplimiento de la legislación local tiene prioridad sobre sus creencias…  Construir muros y tender alambre de púas es una vergüenza, es una manifestación de crueldad. Sin embargo, las condiciones para los que entran deben ser claras: la religión y la ciudadanía en Europa son distintas. El estado no traduce en ley los preceptos religiosos. Esto el inmigrante musulmán debe entenderlo enseguida. Además, hay diferentes costumbres y tradiciones, que también deben ser observadas. Luego está la cuestión de Turquía: está mal pagarla para que se quede con  los refugiados, porque está haciendo el doble juego. Favorece el Isis, y apoya a los grupos yihadistas que combaten en Siria, ha enviado tropas al norte de Irak sin el permiso del gobierno iraquí, y quiere tomar parte en la recaptura de Mosul para promover los intereses de los suníes bajo su protección, contra los derechos de los cristianos y de los yazidis que vivían en la llanura de Nínive.

Volviendo a los temas de la emigración: ¿también la de los cristianos seguirá? Se puede invertir la tendencia, o el Oriente Medio está destinado a vaciarse de la presencia de los cristianos?

Los datos de la realidad nos dicen que el éxodo cristiano continuará. En países como Irak y Palestina han bajado al 1 por ciento de toda la población en pocos años. En el Líbano, donde eran la mayoría con un 51 por ciento, en la actualidad sólo son el 35 por ciento. Es un fenómeno que se auto alimenta: a medida que los cristianos emigran, el respeto para los que se quedan disminuye, sus derechos se respetan menos y esto empuja otras emigraciones. Los Obispos hacen llamados en continuación: “permanezcan”, dicen. “En Occidente perderán su especificidad cultural y tal vez incluso su fe”. Pero los cristianos que han perdido todo en Irak y Siria están prácticamente condenados a emigrar. Para evitar esto, hay que resolver los conflictos que causan su éxodo, pero esto no está en el poder de los cristianos locales. Esta migración es un gravísimo daño a todo el mundo árabe, incluyendo la mayoría musulmana, ya que cada vez que hubo un renacimiento cultural y científico en esta parte del mundo, esto se consiguió principalmente gracias a los cristianos presentes, comenzando con el florecimiento de la civilización árabe en los primeros cinco siglos del Islam, cuando en muchos lugares, los cristianos eran todavía la mayoría. Incluso el renacimiento de Egipto en la segunda mitad del siglo XIX es en gran parte mérito de los emigrantes cristianos que llegaron a Egipto de Damasco y el Líbano, debido a problemas en esos lugares. Y un musulmán iluminado como el gobernador Mehmet Ali supo valorar su contribución.

¿Qué tan importante es el conflicto en Siria y el resultado final de este conflicto por los equilibrios políticos y confesionales en la región?

Si los rebeldes ganan, será otra derrota para la laicidad en el mundo árabe. El alto nivel de educación y la igualdad de los derechos civiles independientemente de la afiliación religiosa que había en Siria antes de la guerra se perderá. Los países que apoyan a los rebeldes deben cambiar su política, de lo contrario se va al desastre político y social, además de las destrucciones  y la pérdida terrible de vidas humanas.

Padre Samir, hasta hace pocos años, Occidente podría ser visto como un modelo para los orientales, musulmanes o cristianos: democracia, libertad política, derechos humanos, progreso científico y técnico. Hoy, sin embargo, Occidente está dominado por una cultura y centros de poder que destruyen la familia y negar la diferencia sexual, promueven el consumismo, el individualismo, el exceso de poder de las finanzas, la negación de la libertad de expresión a través de la imposición de lo “políticamente correcto” y la democracia cada día más se hace formal. ¿Cuáles son las consecuencias de esto?

Ha dicho todo muy bien. Hasta la mitad del siglo XX, Europa fue vista como un modelo a seguir en la élite del Oriente Medio. Pero hoy en día la propaganda islamista tiene buen juego en decir a los musulmanes: “miren cuán podrido está Occidente, no tienen más valores ni moral, sólo buscan armas y dinero. Pero eso, nosotros también lo podemos tener fácilmente”. Hay algo de verdad en lo que dicen, Occidente está cada vez más dominado por el imperialismo del dinero que afecta todo. Esta involución tiene un efecto desastroso sobre los cristianos de Oriente. Hasta ayer, nos ponían en la categoría de creyentes imperfectos (ya que “perfectos” eran los musulmanes), que tenían que pagar el impuesto de sumisión y humillarse para ser aceptados por los musulmanes (cf. Corán 9:29). Pero en la medida que Occidente se vuelve abiertamente en ateo, es decir kafir, también los cristianos son acusados de ser infieles, porque el cristianismo para los islamistas es una parte integral de Occidente. Así que los cristianos de Oriente ahora son tratados como kafir, que hay que matar o expulsar. Hoy en día, incluso los chiíes son acusados de ser infiel; Arabia Saudita, Qatar y Turquía financian guerras en contra de ellos, como en Yemen, porque no serían verdaderos musulmanes. Islam está experimentando un período de decadencia, y nosotros, los cristianos no debemos alegrarnos de esto, en cambio: deberíamos ayudarles a vivir más en paz y alentar sus reformistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s