MISIONEROS LAICOS

marcello_candia_e_lebbrosa
Marcelo Candia junto a una leprosa

En este mes de octubre se han recordado a nivel de Iglesia a los muchos misioneros laicos que dejan su patria para ponerse al servicio del Reino en los lugares más difíciles. En España el 7% de los 13 mil misioneros fuera del país son laicos.

En Italia se ha hecho memoria de Marcelo Candia, un empresario italiano que dejó su empresa de industria química en Milán, vendió todo y se marchó a Amazonia donde vivió por 18 años al servicio de los leprosos y de los indígenas, construyendo un hospital y desarrollando cantidad de obras. Vivía en una casa de madera donde escaseaba el agua potable, el pan no se veía todos los días y la carne menos; todos los días arroz y mandioca. Decía: “He recibido mucho, por lo tanto debo dar mucho”. Alguien lo vio arrodillado frente a una mujer leprosa hablándole al oído: “Si con la ayuda de Dios uno no viera a Jesús en estos pobres, escaparía enseguida”. Le preguntaron porqué se había enamorado por los leprosos: “Yo no me enamoré de los leprosos, sino de Jesucristo que me ayuda a ver en cada persona que sufre a Él en la cruz”. Sobre el futuro de sus obras: “Yo trabajo para el Señor; del futuro se encargará Él”. Es el caso también del médico Pietro Gamba que trabaja en Bolivia a cuatro mil metros de altura desde hace 40 años; llegó a los 23 años, después de haber rechazado el servicio militar obligatorio en Italia como objetor de conciencia. Se casó y tiene cuatro hijas que lo acompañan. Aprendió el idioma quechua, ayudó a construir escuelas y realizó su hospital a dos horas de Cochabamba por las 12 mil personas de la zona. Con la ayuda de bienhechores logra atender gratis y hacer operaciones quirúrgicas a los más pobres, desde hace 30 años. Siente la providencia y la cercanía de Dios a su lado. Para él su trabajo consiste en “mirar en los ojos al que tienes en frente, hacer tuyos sus sufrimientos, pensar en su dolor y pararse a escucharlo con dedicación y amor. Con Dios al lado de uno, todo se hace más fácil”. Otro médico y distinguido profesional, Aldo Lo Curto, pasa seis meses en Italia y otros seis entre los más pobres desde Brasil a Mongolia o las islas Salomón; de 1978 a la fecha ha estado en cerca de 50 países.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s