BERTA CACERES: CARTA DE LA HIJA

A los seis meses del asesinato de la ambientalista de Honduras Berta Cáceres, su hija, Berta Zuñiga de 25 años, ha escrito una carta a su madre por este crimen hasta hora impune. Dice así: “He llorado indignada porqué el mundo ha permitido tu muerte, porqué yo sabía que no habría escuchado más tu voz. Tú nos habías preparado a esta noticia, sabiendo que cuando tú no estarías más, estarían nuestras voces, miles de voces que hablarían en tu nombre y que continuarían gritando justicia.

Seis meses después nos indigna que el gobierno golpista siga ignorando nuestro pedido de un grupo independiente de investigadores para conocer la verdad del crimen. Nos indigna saber que el proyecto de muerte (de la empresa) contra el cual luchamos, sigue adelante porqué no le importa nada lo que sufrimos por su culpa y solo le importa su dinero sucio de sangre. Por seis meses he escuchado miles de voces que gritan: ¡Justicia por Berta! Seguiremos luchando contra estas empresa asesinas, contra los diques, la privatización de los bosques, del oxigeno y del agua”. Berta Cáceres era coordinadora del Consejo de Pueblos Indígenas del país y varias veces había denunciado la expropiación de territorios indígenas, las carencias en los sistemas de salud, los atropellos de las multinacionales extractivas, la corrupción de los gobiernos. Igual que ella, decenas de dirigentes sociales han sido eliminados: solo diez días después del asesinado de Berta, fue eliminado otro líder, Nelson García. Berta y su gente habían bloqueado por más de un año el acceso a las obras del megaembalse hidroeléctrico de Agua Zarca, las que llevaban a la expulsión de sus tierras de miles de indígenas. A su muerte “Radio Progreso” de los jesuitas, acusó sin medias tintas a las autoridades del estado “por no haber investigado las amenazas que ella había denunciado, por no ofrecerle protección, por no consultar a los pobladores por proyectos que se realizan en su propio territorio”. Peter Turkson, presidente de Justicia y Paz del Vaticano, envió enseguida una carta donde exigía a las autoridades “un esclarecimiento de este horrendo crimen”, una “investigación independiente e imparcial” y que fuera “protegida la integridad física de testigos, compañeros y familiares”. Turkson manifestaba “la alegría de haber conocido a Berta en el Vaticano en ocasión del primer encuentro internacional de movimientos populares, cuando ella habló con el Papa. Su labor ha sido extraordinaria y su testimonio, pronunciado frente a Papa Francisco, nos conmovió a todos profundamente. Este asesinato lo siento como un ataque a todos los que luchamos por un mundo más justo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s