URUGUAY: Dejémonos abrazar por la Misericordia de Dios

img_3217Con este lema, propio del Año Santo que vive la Iglesia, se ha celebrado en Montevideo la 38 Jornada de la Juventud en los día 3 y 4 de setiembre. El domingo 4 en la mañana, también los adolescentes se unieron en la celebración. Grandes patronos y motivadores del evento fueron Madre Teresa de Calcutta, Padre Cacho y Jacinto Vera.

 

img_3193La fecha de la tradicional Jornada de la Juventud, el primer fin de semana de setiembre, coincidió este año con dos grandes acontecimientos: el 4 de setiembre en Roma se celebraba la canonización de Madre Teresa; el mismo día hace 24 años, moría el Padre Cacho, cuyo proceso de canonización ya se inició en esta diócesis. ¿Quienes podían mejor testimoniar lo que significa dejarse abrazar por la Misericordia de Dios, sino Madre Teresa y Padre Cacho? A ellos se le sumó la figura de Jacinto Vera, primer obispo santo de Uruguay, ya casi canonizado.

img_3357Las hermanas Misioneras de la caridad, hijas de Madre Teresa, desde 28 años sirven a los más pobres en el Barrio Borro, en plena Cuenca Casavalle; el Padre Cacho vivió en el Barrio Marconi, también en Casavalle: por eso el escenario donde desarrollar la Jornada fue Casavalle: una feliz elección que llevó esta zona problemática y fascinante de la ciudad al centro de la vida eclesial en esas horas que vecinos y jóvenes pudieron disfrutar sorpresivamente.

La Jornada de la Juventud inició el sábado 3 en la tarde, en el Colegio Clara Jackson. Al centro del encuentro, entre cantos, animación y oración, los 700 jóvenes reunidos en el teatro del Colegio pudieron apreciar el “Proyecto Jacinto Vera”, una llevadera e instructiva parodia puesta en la escena por los grupos Texas y Aristóphanes. La obra fue muy apreciada por los jóvenes que, encantados por el arte teatral y musical, pudieron acercarse a esta importante figura eclesial que acompañó los primeros pasos del pueblo uruguayo independiente.

14212227_1183556451683099_4006162769548864990_nLuego de la “Dormilona” que por 70 jóvenes se realizó en las instalaciones de Tacurú, más de 350 jóvenes, a pesar de la amenazante lluvia que no faltó de mojar sus esfuerzos solidarios, se reunieron en la Plaza Casavalle para iniciar un servicio de limpieza en las calles Saravia y L. Gómez, embelleciendo muros y avenidas con escritas esperanzadoras. De esta forma, tras las huellas del p. Cacho, se acercaron a la realidad de muchos muchachos de su edad que diariamente viven en estos barrios, a pesar de las difíciles condiciones; y los más afortunados encuentran empleo en la obra Tacurú, encargándose de limpiar las calles de la ciudad. Eso pudo hacer el p. Cacho: dar esperanza a quien vive olvidado en condiciones infrahumanas; eso experimentaron los jóvenes y los vecinos que a ellos se acercaban para felicitarlos u ofrecerle una taza de leche.

img_3197En la misma mañana, los adolescentes se reunieron en la Gruta de Lourdes, para un encuentro de alegría y cantos preparándose para la celebración eucarística que debía coronar los eventos de la jornada: con la presencia del Obispo, Daniel Sturla, la oración los acercó a las figuras motivadoras del día. Ejemplos de una vida enteramente ofrecida, ejemplo que se hacía siempre más sensible gracias al ambiente elocuente donde llegaron los 200 adolescentes convocados por la Diócesis.

img_3379Lamentablemente el escenario de la culminación de la jornada, a motivo de la lluvia, no pudo ser el espacio al aire libre que se encuentra en la confluencia de las calle Martirené y Leandro Gómez: así había sido pensado para estar cerca del Hogar de las Hermanas de Calcuta y a los Barrios del p. Cacho; un reconocimiento también para unos barrios de la ciudad que no siempre se recuerdan o se visitan: eso se pensaba ofrecer con la celebración conclusiva. La amenaza de lluvia y las gotas insistentes llevaron en cambio a dos alegres e imponentes procesiones desde la Gruta (los adolescentes) y desde la plaza Casavalle (los jóvenes) al Gimnasio Tacurú. Allí, luego de una representación de la vida de Madre Teresa, con la presencia de muchos otros fieles llegados para estar cerca a las Hermanas Misioneras en su día de fiesta, la celebración eucarística coronó una jornada diocesana llena de vida, vida abundante para jóvenes y vecinos de Casavalle, esperanza para una Iglesia joven que quiere seguir la humilde identificación de nuestros santos con Jesús presente en su verdadero Cuerpo: la Eucaristía y los Pobres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s