MYANMAR: CONFERENCIA POR LA PAZ

Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi
Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi

El 31 de agosto tuvo comienzo una Conferencia por la Paz de cinco días en la capital birmana, convocada por la que ahora está al frente del ministerio de exteriores y es consejera de estado, la Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi. Han estado presentes el secretario general de la ONU Ban Ki-moon, 17 grupos étnicos del país, inclusive grupos armados. Se busca un futuro democrático estable y pacífico después de décadas de dictadura militar y guerras internas entre etnias. Es la segunda vez que se celebra esta Conferencia desde hace 60 años, cuando se realizó por primera vez gracias al liderazgo del padre de la Premio Nobel en ocasión de la independencia.

Se trata de la refundación  de un estado de derecho que quiere ser federal y pluralista y que garantice los derechos y la seguridad de todos, integrando a pleno derecho todas las minorías étnicas y religiosas. Los militares que han gobernado 48 años, tienen todavía fuertes recursos para limitar la acción del gobierno civil y del parlamento; pero también ellos se han adherido a la Conferencia. Han participado 1.800 delegados de todos los sectores, aún de los religiosos y en particular de los cristianos. El gran obstáculo al nuevo curso es el fundamentalismo budista aliado a las capas más nacionalistas del país. El primer gobierno democrático después de la dictadura, se está ejerciendo desde hace seis meses en nombre de la ganadora Liga Nacional por la Democracia guiada por la Premio Nobel Aung Suu Kyi. Ya está sufriendo sin embargo embates y críticas porque las grandes esperanzas en él depuestas, se están traduciendo a la realidad con mucha lentitud y límites. Inclusive la Premio Nobel no ha podido candidatearse como presidenta por una cláusula constitucional (por ser viuda y madre de ciudadanos británicos), impuesta intencionalmente por los militares. Las dificultades de un país multiétnico, con sus múltiples guerras internas, hacen difícil predecir el futuro de este país. Los católicos que representan el 1,3% de una población con mayoría budista (85%), están comprometidos en la promoción del diálogo y la convivencia. El arzobispo de Yangón, creado hace un año cardenal por el Papa Francisco, Charles Maung Bo, ha llamado varias veces a luchar contra las discriminaciones y la violencia que sufren sobre todo los musulmanes, diciendo: “la Iglesia debe ser siempre más, parte del proceso de reconstrucción que está en acto en el país y tiene que ser la voz de los pobres, los últimos, las minorías étnicas y de todos los que son marginados y han perdido la esperanza”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s