LEONARDO BOFF: LOS 71.440 SUPER RICOS

o_1471258041El teólogo brasileño Leonardo Boff en una reciente entrevista habla en primera instancia de su experiencia como teólogo de la liberación cuando, acompañado por dos obispos brasileños (Paulo Arns y Aloisio Lorscheider) y el apoyo escrito de cien mil personas de todo el mundo se presentó frente al entonces prefecto de la Congregación por la doctrina de la fe, José Ratzinger. En la entrevista Boff reitera: “Mi causa también ahora sigue siendo la misma, la de los pobres del mundo”. Comenta después “el avance en América Latina de los procesos neoconservadores y de la influencia norteamericana que quiere contrarrestar las enormes inversiones chinas en el continente. Ahora Estados Unidos está negociando con Argentina dos bases militares, una en Patagonia y la otra cerca del acuífero de agua dulce más grande del mundo en los límites entre Brasil, Paraguay y Argentina”.

Sobre la situación de Brasil afirma: “Los 40 millones de personas sacadas del hambre en Brasil comienzan a volver a su situación original; se están abandonando los proyectos sociales. Los golpes blandos (o blancos) buscan el mismo efecto que los golpes militares: reforzar el capitalismo nacional e internacional, privatizándolo todo. Brasil tiene más de 70 millones de hectáreas para producir, y están en manos de pocos. Solo Brasil podría saciar el hambre y la sed del mundo entero. Se habla de democracia, pero la democracia neoliberal es para pocos. Según datos de IPEA (Instituto da Pesquisa Económica Aplicada), en Brasil hay 71.440 super-ricos que controlan más de la mitad del producto bruto interno, sobre 210 millones de habitantes. El mismo Banco Mundial confirmó que la acumulación más grande del capital se da en Brasil; sus dueños tienen gran parte de su fortuna fuera del país, en paraísos fiscales”. Boff denuncia también la corrupción generalizada que hay en todos los ámbitos y que “revela una falta de consciencia ética alarmante”. Él mismo se pregunta: “¿Qué tipo de educación dieron los centenares de escuelas católicas y cristianas y las 16 universidades católicas (pontificias o no) a sus alumnos? Bastaba haber enseñado lo mínimo del mensaje de Jesús de amar a los pobres y luchar contra la pobreza para superar los graves niveles de exclusión actual. Se ha enseñado un cristianismo cultual, de creencias, pero no una fe comprometida con la justicia y la solidaridad. Por eso sus alumnos raramente tienen incidencia social y se quedan con el mantenimiento del statu quo. Para superar esta crisis ética no bastan los llamamientos, porque la política está estructurada sobre relaciones profundamente antiéticas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s