BRASIL: MANIFIESTO POR LA VIDA DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

fsm_2016_logoSe ha desarrollado del 9 al 14 de agosto en Montreal (Canadá) el Forum Social Mundial con el lema: “Otro mundo es necesario; juntos es posible”. El Foro reúne anualmente a decenas de miles de personas, grupos, organizaciones y movimientos sociales que quieren construir un mundo sostenible e inclusivo. Iniciado en el 2001 en Porto Alegre (Brasil), se reúne todos los años en distintos lugares del planeta con un millar de actividades y talleres sobre temas sociales. El año pasado se realizó en Túnez.

En el marco de ese Forum también este año se celebró del 8 al 13 de agosto el séptimo “Foro Mundial de Teología y Liberación” con su propio lema: “Resistir, esperar, inventar: otro mundo es posible”. Para no resucitar pasiones del pasado, se optó por no hablar ya de Teología de la Liberación. Se quiere confrontar la Fe con las innumerables formas de opresión que agobian hoy a personas y pueblos enteros y comprometerse desde el Evangelio junto a los movimientos sociales y populares, que son los verdaderos nuevos actores del cambio. El Foro ha tenido hasta ahora la participación de más de un millar de personas llegadas de todos los continentes. Se trata de un Foro ecuménico que este año se ha celebrado por primera vez en el hemisferio norte, en Montreal. Su secretariado general reside en Porto Alegre. Del Foro ha salido entre otras cosas este año un vibrante Manifiesto: “Por la vida y los derechos de los pueblos indígenas de Brasil”. Se trata de una serie de denuncias no conocidas y tapadas por la gran prensa, como  los crímenes contra líderes indígenas en Mato Grosso do Sul, sin que la Justicia brasileña y la Policía Federal les brinden protección. La falta de derechos básicos como sanidad y educación. La invasión ilegal de territorios indígenas por terratenientes, empresas madereras y mineras, usinas hidroeléctricas, carreteras…, sin nunca consultar a los pobladores como manda la ley. Los proyectos de enmienda de la Constitución que atentan contra los derechos indígenas. La impunidad de los que agreden la vida y los bienes de las comunidades. Las milicias armadas ilegales, organizadas por hacendados y terratenientes. Los suicidios cada vez más numerosos de jóvenes indígenas… El Manifiesto termina diciendo: “Ha llegado el tiempo de parar tantos crímenes y tragedias. Hay que escuchar el clamor que llega de las comunidades indígenas. Declaramos nuestra solidaridad irrestricta a los pueblos originarios de América”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s