ARGENTINA: ¿GUERRA SUCIA?

Presidente argentino junto a Tinelli, en Snapchat.
Presidente argentino en una reciente foto junto a Tinelli, en Snapchat.

El presidente argentino Mauricio Macri calificó la represión militar de los 70 como “guerra sucia” minimizando el número de desaparecidos y denunciando que por parte de las guerrillas no hubo ninguna autocrítica. A los dichos del presidente respondió el Premio Nóbel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel: “No podemos avalar bajo ningún punto de vista lo que hicieron las guerrillas que mataron, secuestraron y torturaron; y de esto no se habla absolutamente nada. Pero esas eran fuerzas irregulares, mientras que las Fuerzas Armadas tomaron al estado por asalto y se transformaron en una fuerza de ocupación de su propio país. Dejaron de lado el derecho y se transformaron en señores de la vida y de la muerte. Con las declaraciones de Macri se quiere volver otra vez a esos conceptos que pensábamos superados y que no tienen nada que ver con lo que ocurrió en el país, donde no hubo ninguna guerra sino una represión brutal y un avance sobre el poder constitucional por parte de las Fuerzas Armadas para imponer una ideología a través de la doctrina de seguridad nacional. Y para eso utilizaron métodos realmente aberrantes. El que busca la verdad y la justicia sabe que aquí no hubo una guerra sino una represión contra el pueblo donde las víctimas fueron personas comunes, mujeres y niños de distintas edades, gente inocente que tuvo que salir al exilio y otra que fue asesinada en los vuelos de la muerte”.

Pérez Esquivel criticó también a las autoridades de la Iglesia “por no reconocer sus mártires que son muchos”. Desde hace años afirma que “los obispos no han echado una mirada profunda al martirologio de los cristianos en Argentina y América Latina. Es porque les falta coraje de reconocer sus luces y sus sombras. Pero el Evangelio no es para tener miedo”. Preguntado sobre el caso de “Sueños Compartidos” y el proceso contra Hebe  Bonafini, dijo Pérez Esquivel: “Una cosa es la defensa de los Derechos Humanos en los que nos comprometimos a luchar juntos, y otra cosa es “Sueños Compartidos”, donde se constituyó una empresa con capitales del estado y como toda empresa debe rendir cuenta de los recursos, lo que se hizo y lo que no; hay denuncias por dineros que no aparecen y eso debe ser investigado por la Justicia. La Bonafini tendría que haberse presentado a la Justicia para la indagatoria, aunque no crea en ella. Ante la Justicia somos todos iguales. No se puede apoyar la corrupción, provenga de donde provenga”. A la Bonafini se le acusa de un desvío millonario de fondos en la construcción de viviendas sociales. Pérez Esquivel está distanciado de la Bonafini, alineada con el kirchnerismo desde que un sector de las Madres, la Línea Fundadora con Nora Cortiñas, se separó de ella. Dice Esquivel: “Pensamos que los organismos de Derechos Humanos tenemos que mantenernos al margen de cualquier partidismo político; cuando tenemos opciones partidarias es que tomamos partido por un solo sector de la sociedad”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s