CONCILIO PANORTODOXO: LA RESPUESTA RUSA

El comentario del Patriarcado de Moscú sobre Creta, como conclusión del sínodo de la iglesia rusa, ha sido de que “se ha tratado de un acontecimiento importante dentro del proceso conciliar, pero no de un Concilio Panortodoxo. Los documentos aprobados serán examinados, pero tampoco expresan un consentimiento panortodoxo. El consenso de todas las Iglesias es indispensable”. En el Concilio de Creta se dijo que las decisiones aprobadas eran vinculantes para todos, aún faltando 4 Iglesias sobre 14. Tan solo con el consenso de todos (y ya no había tiempo) se podía haber postergado el Concilio y la discusión de los temas que habían sido aprobados por todos con anterioridad.

No es la mayoría de los votos sino el consenso unánime lo que se exige en la Ortodoxia. Aún así, el encuentro ha sido un muy válido punto de partida, si no de llegada; por eso se habló de “un primero Santo y Gran Concilio” para decir que habrá otros. Nunca hubo en la historia de la Ortodoxia un Concilio con la presencia de diez Iglesias. Se dejaron expresamente temas para otros Concilios como la secularización, la bioética, la protección del medio ambiente y otros. No todas las Iglesias además están en el mismo nivel, por ejemplo con respecto al ecumenismo. No hay problemas con hablar de “cristianos”, pero muchos obispos rechazan llamar “Iglesias” a las demás comunidades cristianas, porqué “Iglesia” hay una sola y es única: la Ortodoxa. El texto oficial aprobado mantiene cierta ambigüedad: “La Iglesia Ortodoxa acepta el apelativo histórico de las demás iglesias y confesiones cristianas heterodoxas que no están en comunión  con ella”. Se esperaba un texto más abierto hacia el mundo cristiano y la búsqueda de la unidad. Se afirma sin embargo que “el compromiso ecuménico no está en contraste con la naturaleza y la historia de la Ortodoxia” y se pide “buscar caminos y maneras para recuperar la unidad de los creyentes en Cristo”. En cuanto a los ausentes se opinó que faltaron por sus problemas internos y no por los temas. Según Andrea Riccardi, gran conocedor del mundo ruso “Moscú parece apegada a su dimensión imperial y no secunda la misión universal que sueña Bartolomé. La Iglesia de Moscú no hizo nada frente a las primeras defecciones (de Bulgaria, Serbia, Georgia que son del área eslava) para impedirlas y dejó correr las cosas demostrando que no le interesaba mucho el Concilio. Los rusos siguen pensando en términos de fronteras imperiales. Bartolomé por el contrario quiere dar un nuevo impulso a la misión de la Ortodoxia en el mundo y frente a los problemas actuales mostrar una Iglesia unida”. Por su parte el patriarca Teodoro de Alejandría y de toda África instó a “deshacerse de los lazos políticos, nacionales y raciales” e invitó a los primados “que creen en la superioridad suya y de ciertos pueblos a que se levanten de sus sillas ornamentadas y visiten a África para comprender el significado de los pobres del Evangelio y de los humildes en Cristo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s