La banda está en fuga. (Band on the run)

Letra y música de Paul Mc Cartney.  (Canción del album del mismo nombre de 1974)

Intérpretes: Paul Mc Cartney y su banda “The Wings”

Estoy atascado en estas cuatro paredes, y he sido enviado para estar en ellas para siempre.

Pero en ellas, nunca he vuelto a ver a alguien tan buena y hermosa como tú. Mamá. Como tú Mamá.

Si alguna vez sales de ahí, piensa en darlo todo a alguna organización de caridad registrada.

Pero yo lo que necesito es una cerveza al día.

Eso si alguna vez salgo de aquí.

La lluvia estalló con un poderoso choque mientras nosotros estábamos disfrutando al sol

Y el primero le dijo al segundo: “Espero que te estés divirtiendo”

Somos una banda en fuga.

Una banda en fuga.

Y el guardiacarceles, y el marinero Sam, se pusieron a buscar a todos.

Porque la banda está en fuga, está en fuga.

El empresario fúnebre anunció dando un gran suspiro que nadie había venido, y la campana, sonó en la plaza de la villa, es que los conejos se habían fugado.

Es que la banda está en fuga, está en fuga.

Y el guardiacárceles y el marinero Sam, se pusieron a buscarnos a todos, porque nuestra banda está en fuga, está en fuga.

En la noche, mientras el mundo desierto se empezaba a apagar, en el pueblo nos buscaron por todos lados, pero nunca nos encontrarán.

Pues nuestra banda está en fuga, está en fuga.

Y el juez del condado que nos tenía mucho rencor, seguiría buscando por siempre,

a la banda en fuga, a la banda en fuga.

 

Comentario

La canción se compone de una estructura de tres partes que gira alrededor de los temas del escape y de la liberación. La canción cuenta la historia de una banda que es confinada a la cárcel y luego huye.

Y aunque el juez y el comisario, y el marinero, los buscan no los encuentran, ya han huído.

El protagonista se lamenta de estar encerrado en cuatro paredes y confinado de por vida, y recuerda su niñez en la cual se encontraba también confinado en cuatro estrechas paredes, pero esa vez tenía a su madre que con ternura transformaba esa prisión en algo soportable.

Por eso deciden escapar y lo logran.

La canción transita al final en un ritmo lleno de energía y alegría contenida, pues la banda está libre, se ha marchado y ya no los encontrarán.

Respecto a la sugerencia, de que si alguna vez sale de allí donará sus cosas a la caridad, fue una contribución involuntaria de George Harrison, que en una reunión de la Apple records, declaró lleno de ira y fastidio ante la avalancha de impuestos, y los problemas de administración de la empresa que los Beatles habían creado para ayudar a los artistas principiantes, que deseaba terminar con ese barullo económico para dar todo a la caridad y clausurar la empresa.

Como vemos esta historia de la banda que escapa, es como una parábola de la vida de Paul, y de sus amigos “Beatles”.

 

Es que la banda no es Wings, el grupo musical formado por Paul, ya separado de los Beatles, sino los mismos Beatles, que cuando se compone la canción acababan de separarse.

La prisión es la sociedad y el sistema.

Paul proviene de un barrio obrero de Liverpool, y pasó su infancia en una vivienda económica de alquiler, y si bien no pasó hambre, pasaron serias dificultades económicas.

Para Paul, la luz en su camino fue su propia madre, que lo alentó cuando quiso ser músico, y le brindó su amor, lo que le permitió salir de esa situación de limitación.

La banda son los propios Beatles, que salieron adelante a pesar de las dificultades, y aunque había concluido su momento, Paul extrañaba esa etapa de descubrimientos, música alocada y gloria.

Aunque ahora era  un solista maduro, con una carrera musical ya asentada, sigue “en fuga” buscando horizontes mejores, y sin la limitación que le imponía el sistema y el mercado musical.

Los Beatles sintieron la limitación de los empresarios musicales que quisieron explotarlos y confinarlos, transformándolos en un artículo de consumo, por eso “se fugaron” y formaron su propia empresa, pero ahí descubrieron con amargura, que ellos eran artistas, y no sabían administrarse, muchos se aprovecharon de ellos, y estos desacuerdos económicos llevaron a la desunión del grupo. Y ellos que desde adolescentes eran amigos, y trabajaban juntos, terminaron esa sociedad, y no pacíficamente, sino entre pleitos y conflictos fuertes.

Esta canción es un homenaje a esa etapa, a los buenos propósitos  y a las “fugas” intentadas para lograr la autenticidad artística.

¿Quién no añora su juventud y sus inicios? La frescura de los comienzos, de una época de ideales potentes, sin cálculos mezquinos, en donde lo que se deseaba era simplemente ser felices y realizarse como personas, dando nuestro mejor aporte, y las mejores realizaciones de las que nos creemos capaces.

Paul, encontró a su madre, a sus amigos, a su esposa, y salió adelante.

Nosotros también podemos “fugarnos” de esta sociedad de consumo, sin salir de ella, construyendo en la realidad, una sociedad nueva, de a poco, y no sólos sino con la gente, con nuestros hermanos, con los que forman nuestra “banda”.

Eduardo Ojeda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s