PAPA FRANCISCO: HAMBRE Y ARMAS

El Papa hablando a los delegados del Programa de la ONU “Hambre Cero”, dijo: “Mientras la ayuda para el desarrollo de los países pobres circula muy lentamente y con dificultad,  las armas circulan con arrogante y casi absoluta libertad en todas partes”. El Papa lamenta que “el hambre hoy sea una noticia más, algo a lo que nos hemos acostumbrado, pero mientras las noticias pasan el hambre queda. Vemos el dolor de la gente, pero no lo tocamos, no lo experimentamos. La falta de alimentos no es algo natural y obvio, un destino inevitable. Se debe a una egoísta y mala distribución de los bienes, a una mercantilización de los mismos alimentos. El alimento que además se derrocha, es un grave robo a los pobres. El consumismo nos ha llevado a acostumbrarnos a lo superfluo, al derroche cotidiano de alimento, al que no somos capaces de darle el justo valor. Hay que desburocratizar este tema; hasta se ha llegado a impedir el reparto de alimentos en zonas de guerra, violando principios internacionales de siglos. El hambre misma es usada como arma de guerra”.

El Papa, que ya había visitado la sede de la FAO, advirtió: “La humanidad juega su futuro en la capacidad de hacerse cargo del hambre y la sed de tantos hermanos. Hemos llegado a hacer del alimento un privilegio de pocos”. Y después, la pregunta inquietante: “¿Por qué se venden armas mortales a países en guerra? Es por dinero. Pero ese dinero está manchado de sangre, a menudo de sangre inocente. Hay un vergonzoso y culpable silencio frente a esto. Es nuestro deber parar el comercio de armas”. Un largo aplauso de todos los delegados de pie, acompañó el discurso del Papa.

La última pregunta del Papa se debe a que el año pasado se gastaron en el mundo 1.700 miles de millones de dólares en armas. Ya el Papa después de los atentados de Bruselas había cargado contra los traficantes de armas como corresponsables de los atentados terroristas: “quieren sangre, no la paz; quieren guerra, no la fraternidad”. Y recordó como “detrás de Judas habían estado quienes le habían dado el dinero para que Jesús fuera entregado”. Ya en Turín el año pasado había criticado a fabricantes y traficantes de armas declarando que “esas personas que invierten en armas destinadas a la guerra, no son cristianos ya que colaboran con el terrorismo”. No por nada el Papa se ha preguntado también “si esta guerra en Siria es para resolver problemas o es una guerra comercial para vender armas e incrementar un comercio ilegal” y llamó “malditos” a los que se enriquecen con el comercio de armas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s