500 AÑOS DE LA REFORMA: REACCIONES

En un comunicado conjunto de la Federación Luterana Mundial y del Pontificio Consejo por la Unidad de los Cristianos, se establece oficialmente conmemorar ecuménicamente los 500  años de la Reforma emprendida por el monje Martín Lutero. Será el 31 de octubre en Lund (Suecia) con la presencia del Papa y de las autoridades de la Federación. Habrá dos momentos: uno en la catedral para una oración común y el segundo en el estadio de Malmó donde se escucharán los testimonios del servicio común de los cristianos en el mundo a favor de los prófugos, del medio ambiente, de la paz etc.

El comunicado conjunto destaca los 50 años de constante dialogo ecuménico entre católicos y luteranos y los dones que se han derivado de tal colaboración. La conmemoración se centrará en la acción de gracias, el arrepentimiento, el compromiso para un mayor testimonio cristiano común en el mundo. Se pedirá perdón por la división perpetuada por los cristianos en las dos tradiciones. El Papa el día siguiente tendrá una solemne celebración eucarística para los católicos del país. El presidente de la Federación Luterana Mundial obispo Munib Younan declaró: “En Cristo queremos alentarnos a ponernos juntos al servicio del mundo y alejarnos de los conflictos del pasado, dando a todos un testimonio de amor y esperanza”. El último documento teológico luterano-católico se titulaba justamente: “Del conflicto a la comunión”. Sin embargo no faltaron los obstáculos de un lado y del otro en la preparación del encuentro. “No veo que sentido puede tener esta conmemoración conjunta. Será para la galería, pasando por alto simplemente las diferencias existentes”, dijo José Hutler, de la Alianza Evangélica Española. El mismo Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo por la Unidad de los Cristianos, tiempos atrás, haciéndose portavoz de los que piensan como él, había dicho: “No podemos celebrar un pecado. Los acontecimientos que dividen a la Iglesia no pueden celebrarse como un día de fiesta”. A lo que había contestado Margot Kassman, del Consejo de las Iglesias Evangélicas de Alemania: “La Reforma Protestante no es nuestro pecado, sino una reforma de la Iglesia urgente y necesaria desde el punto de vista bíblico, en la que abogamos por la libertad religiosa. No tenemos que confesarnos culpables de nada”. Se superaron estos obstáculos acordando hacer una conmemoración (no una celebración), un pedido de arrepentimiento mutuo y poniendo el acento principal en Cristo crucificado y resucitado que nos llama a convertirnos al Evangelio. El Papa aceptó la invitación no para apoyar la Reforma o celebrar la desunión, sino porqué sabe que la unidad solo vendrá a través del diálogo, la oración, el testimonio y la cooperación entre las distintas confesiones cristianas frente a una acelerada secularización de la sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s