LORIS CAPOVILLA: “COMO VEO MI MUERTE”

Loris Capovilla, ya secretario de Juan XXIII, murió a los cien años, lúcido y dejando este legado: “Desde hace tiempo me acompaña un pensamiento de Herman Hesse: ‘Cuando uno llega a viejo y ha cumplido con su misión, la tarea que lo espera es, en silencio, hacer amistad con la muerte. No tiene más necesidad de los hombres; ya se ha encontrado con ellos lo suficiente’. Es un pensamiento quizás un poco amargo y realista, pero me hace buena compañía. Mi hora está cerca y no la veo como un esqueleto con la hoz en la mano, sino como un rayo de luz que rompe las tinieblas. Tengo confianza en el futuro del planeta tierra. Sigo proponiendo atenuantes a los pecados de la humanidad, no por buenismo sino por un deber de justicia y misericordia. Mi jornada terrena termina, pero Cristo sigue viviendo y su Iglesia lleva adelante su obra en el tiempo y en el espacio. A mi me sepultarán en la desnuda tierra de un cementerio de montaña. Ya oigo las voces de los amigos que con el rostro surcado por las lágrimas pero con la sonrisa en los labios me dirán ‘adiós’. Sí, todo es bello y maravilloso en el esplendor de la Resurrección. Todo es gracia”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s