FILIPINAS: INSULTOS A LOS OBISPOS

Rodrigo Duterte, el neo presidente electo de Filipinas, acusó a los obispos de corrupción y a la Iglesia de ser la “institución más hipócrita”. La acusó de “beneficiarse de dinero público mientras los pobres del país no pueden permitirse comprar alimentos y medicinas”. Durante la campaña dijo que “posiblemente los católicos se iban al infierno si votaban por él, pero que él le iba a ganar a los obispos”. De hecho tuvo una ventaja de más de 6 millones de votos sobre su rival. Por otra parte presentó por escrito sus excusas al Papa del que también había ultrajado la madre. Es un abogado de 71 años que se hará cargo de la presidencia este 30 de junio. Dijo que pedirá a la policía que “disparen a matar contra los criminales” y subrayó su intención de reinstalar la pena de muerte.

En Davao donde gobernó por más de dos décadas impuso el orden y la seguridad con mano dura. Criticó a la Iglesia también por haberse opuesto al uso de los contraceptivos y al control de natalidad, por lo cual hay ahora sobrepoblación. Quiere tan solo tres hijos para cada familia. “Soy cristiano, pero soy realista. Estoy dispuesto a desafiar las opiniones de la Iglesia”, dijo. Criado en la Iglesia Católica, anunció sin embargo el 21 de mayo: “Ya no soy miembro de la Iglesia Católica; únanse a mi en la iglesia de Duterte”. Los obispos se declararon sorprendidos y perplejos por estos ataques tan virulentos sin que hubiera habido ninguna provocación por parte de ellos y prefirieron no responder; dijeron esperar los hechos más allá de la demagogia verbal de la campaña. Sin embargo a las acusaciones de corrupción, el obispo emérito Oscar Cruz le contestó al neo presidente que “si conoce casos de corrupción, que los revele. Duterte habla de corrupción cuando su consejero espiritual (líder de un grupo que se audefine cristiano de Mindanao) posee un helicóptero y un jet privado del valor de millones de dólares y nadie dice nada”. Una fuente de la Conferencia Episcopal comentó que “un presidente no tendría que hablar de este modo contra nadie y menos cuando no ha sido provocado; un presidente debería bregar para unificar el país”. Por su parte Duterte anunció la liberación del ex presidente Arroyo en la cárcel desde el 2011 por corrupción, presuntamente por ser su aliado político y la rehabilitación del ex dictador fallecido Fernando Marcos. Toda la familia Marcos está otra vez buscando cargos públicos. El hijo menor del dictador, Ferdinando, es senador y estuvo compitiendo como candidato principal para la vicepresidencia de la nación. La pareja Duterte-Marcos podría polarizar otra vez el país y llevarlo quizás a una guerra civil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s