CHINA: REVOLUCION CULTURAL: 50 AÑOS

Han pasado 50 años de la famosa “revolución cultural” de Mao Zedong que mató a casi dos millones de personas y envió a la cárcel y a los campos de reeducación a otras millones de personas. El 16 de mayo de 1966 empezaba la campaña “cultural” ordenada por el Gran Timonel con la ayuda de los “guardias rojas”, que terminó siendo una especie de guerra civil y generacional. Se habló de “revolución permanente”, pero para el pueblo chino fue el “gran caos” que quiso desterrar costumbres, tradiciones, cultura, pensamiento y religión. Fueron los años más violentos y crueles de la persecución contra los cristianos.

La Iglesia Católica pertenecía al campo capitalista y era considerada enemiga del pueblo; fue decapitada en su casi totalidad. La Biblia estuvo prohibida; en su  lugar se imprimieron 900 millones de ejemplares del “libro rojo” de Mao, publicado en 1964 y que se debía llevar siempre encima. El instrumento utilizado para la “revolución” fueron los jóvenes, encuadrados en el movimiento de los “guardias rojos” que luchaban en contra de los ricos, los intelectuales, los mayores, los religiosos. Millones de estudiantes fueron enviados a campos de reeducación; se quería lograr en ellos el “nuevo hombre” de fabricación marxista. Curiosamente las autoridades actuales de China no celebraron este aniversario ni hubo diario alguno que hablara del tema. Según la versión oficial del partido comunista, esa violencia que duró hasta la muerte de Mao en 1976, fue una “catástrofe” que se atribuyó a la “mafia de los cuatro” (estrechos colaboradores de Mao), excomulgados por el partido sin que eso afectara al gran Líder. En realidad se trató de una campaña dirigida contra intelectuales y personajes con altos cargos en el partido acusados de traicionar los ideales revolucionarios. En 1976 el golpe de estado de Deng Xiaoping puso a los arrestos a la “banda de los cuatro”, iniciando un nuevo curso. Todavía hoy sigue habiendo una lucha interna en el partido, pero el gobierno no permite ninguna critica porqué teme el desmoronamiento del partido tal como ocurrió en la Unión Soviética. El 2 de abril pasado falleció una de las tantas víctimas de la persecución religiosa de aquellos años: el obispo Tomás Jingum  que pasó 30 años en la cárcel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s