CAPILLA EN EL ESPACIO

El astronauta norteamericano Michael Hopkins antes de salir para un viaje espacial, se convirtió a la Iglesia Católica, se bautizó y con el permiso de su obispo llevó consigo en el espacio una teca con seis hostias consagradas, cada una dividida en cuatro partes, suficientes para comulgar una vez por semana durante las 24 que permaneció a bordo de la estación espacial. También por correo electrónico quiso recibir de su párroco la homilía dominical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s