SINTESIS DE LA EXHORTACION POSTSINODAL

 “LA ALEGRIA DEL AMOR”

 

Presentamos una selección de textos de esta Exhortación Pos sinodal que nos ofrece el Papa Francisco a todos los cristianos después de dos Sínodos y dos años de estudio sobre el tema de la familia. Esta selección muy sintética pero abarcativa de los temas centrales puede ser útil para la reflexión de las pequeñas comunidades y grupos.

1. LA REALIDAD DE LA FAMILIA

El papa, al dar una mirada a la realidad, empieza por una autocrítica por el modo en que la Iglesia muchas veces ha presentado la enseñanza cristiana, por la forma de tratar a las personas y por no dar espacio a la conciencia de los fieles. Afirma también que “muchas veces hemos actuado a la defensiva y gastado las energías pastorales redoblando ataques  al mundo decadente, con poca capacidad para mostrar caminos de felicidad” (nn.36-38). Presenta después algunas graves dificultades que hoy encuentra la familia:

*“Sucede con las relaciones afectivas lo que sucede con los objetos y el medio ambiente: todo es descartable y cada uno usa y tira, gasta y rompe, aprovecha y estruja mientras sirva y después, ¡adiós! Pero quien utiliza a los demás, tarde o temprano termina siendo utilizado, manipulado y abandonado con la misma lógica” (n.39).

* “Otra dificultad es la mentalidad antinatalista que pone en peligro la sucesión de las generaciones y prepara un futuro empobrecimiento económico colectivo. La sociedad de consumo también puede disuadir a las personas de tener hijos, solo para mantener su libertad y estilo de vida” (n.42).

*  “Faltan adecuadas políticas familiares por parte de la autoridad publica porqué en el contexto actual la familia suele ocupar poco espacio en los proyectos políticos. Existen también los derechos de la familia y no tan solo los derechos individuales” (n.44).

Se enumeran a continuación realidades familiares particularmente difíciles por: el maltrato a los niños (nn.45-46), la convivencia con personas discapacitadas (n.47), los ancianos en aumento y muchas veces percibidos como un peso (n.48), las familias sumidas en la miseria (n.49).

 

2. NUEVOS DESAFIOS

La función educativa de los padres se ve dificultada por los padres que llegan a sus casas cansados y sin ganas de conversar; en muchas familias ni siquiera existe el habito de comer juntos”. Y esto sin hablar de la “adicción a la televisión” (n.50). El Papa habla también de la drogodependencia, el alcoholismo, el juego que no hacen de la familia un lugar de prevención y contención, sino que la destruyen provocando la violencia familiar (n.51).

*“Se está difundiendo ampliamente la praxis de la convivencia que precede el matrimonio, así como convivencias no orientadas a asumir la forma de un vínculo institucional. Un matrimonio exclusivo, indisoluble y abierto a la vida, termina siendo algo antiguado”. Rechazar la familia tradicional por su autoritarismo, solo debe llevar a su renovación. La fuerza de la familia reside en su capacidad de amar y enseñar a amar (n.53).

            *“A pesar de notables mejoras, todavía hay mucho que avanzar en el reconocimiento de los derechos de la mujer y en su participación en el espacio público”. El Papa denuncia la violencia verbal, física y sexual contra la mujer, el maltrato familiar y distintas formas de esclavitud “que no constituyen una muestra de fuerza masculina sino una cobarde degradación”. Subsiste la desigualdad de su acceso a puestos de trabajo digno y a los lugares donde se toman decisiones (n.54).

*La ausencia del padre (física, afectiva, espiritual) marca severamente la vida familiar, la educación de los hijos y su integración a la sociedad” (n.55).

* “Otro desafío nace de la ideología del “genero” que niega la diferencia y reciprocidad natural entre hombre y mujer, presentando una sociedad sin diferencias de sexo. El sexo biológico y el papel socio-cultural del sexo se pueden distinguir, pero no separar” (n.56).

 

3. VOCACION DE LA FAMILIA

El sacramento del matrimonio “no es una convención social, un rito vacío o únicamente un signo externo de un compromiso. Es una vocación, una respuesta a un llamado específico de Dios a vivir el amor conyugal como signo (imperfecto) del amor de Cristo” para con nosotros (n.72).

* Frente a situaciones difíciles y a familias heridas, el Papa recuerda que “el grado de responsabilidad no es igual en todos los casos y puede haber factores que limitan la capacidad de decisión. Hay que evitar los juicios que no toman en cuenta la complejidad de las situaciones” (n.79).

* Sobre el tema de la vida: “es tan grande su valor, que de ningún modo se puede plantear como un derecho sobre el propio cuerpo la posibilidad de tomar decisiones con respecto a la vida del niño inocente que crece en el seno de su madre; esta vida es un fin en si misma y nunca puede ser objeto de dominio de otro ser humano” (n.83).

* Con respecto a la educación de los hijos: “la educación integral de los hijos es obligación gravísima a la vez que derecho primario de los padres. El estado solo ofrece un servicio educativo subsidiario; no sustituye a los padres, que pueden elegir con libertad el tipo de educación que quieren dar a sus hijos” (n.84).

 

4. EL “HIMNO AL AMOR” DE SAN PABLO

En el capítulo cuarto del documento el Papa explica lo que es el amor cristiano en el ámbito matrimonial, siendo que la palabra “amor” es muchas veces desfigurada. Para eso recurre a la explicación del llamado “himno al amor” de san Pablo en la primera carta a los cristianos de Corinto (13,4-7).

* El amor es paciente. Tener paciencia no es dejar que nos maltraten, tolerar agresiones físicas, permitir que nos traten como objetos… La paciencia se muestra cuando la persona no se deja llevar por los impulsos… cuando no exige que las personas sean perfectas… cuando uno no se coloca siempre al centro y reconoce los derechos de los demás”(nn.91-94).

  * El amor no es envidioso. “En el amor no hay lugar para sentir molestia o tristeza por el bien que hace el otro (estando siempre comparándose o compitiendo)… Es valorar los logros ajenos y no sentirlos como una amenaza. Es aceptar que cada persona tiene dones diferentes y distintos caminos en la vida. Cada uno ha de procurar descubrir su propio camino para ser feliz, dejando que los demás encuentren el suyo” (n.96).

* El amor no se vanagloria. “Quien ama, no solo evita hablar demasiado de si mismo, sino que sabe ubicarse en su lugar sin pretender ser el centro… Lo que nos hace grandes no es el saber más que los demás, sino el amor que comprende, cuida y protege al débil… La competición para ver quien es más inteligente o poderoso, acaba con el amor” (nn.97-98).

* El amor es amable. “No actúa con rudeza, no obra de modo descortés, no es duro ni rígido en el trato… Ser amables para un cristiano es parte de las exigencias irrenunciables del amor… El que ama es capaz de decir palabras de aliento que reconfortan,  fortalecen, consuelan, estimulan… El lenguaje amable de Jesús se traducía así: “Animo hijo”, “que grande es tu fe”, “levántate y anda”, “vete en paz”, “no tengan miedo” (nn.99-100).

* El amor no busca su interés. “El amor puede ir más allá de la justicia y desbordarse gratis sin esperar nada a cambio, hasta llegar a dar la vida por los demás” (n.102)… “Nunca hay que terminar el día sin hacer las paces en la familia. No hace falta ponerse de rodillas. Solo un  pequeño gesto; basta una caricia sin palabras y vuelve la armonía familiar”(n.104)… “El perdón se fundamenta en una actitud positiva que intenta comprender la debilidad ajena y trata de buscarles excusas” (n.105). “Si aceptamos que el amor de Dios es incondicional y que ni se compra ni se paga, entonces podremos amar más allá de todo” (n.108).

* El amor lo soporta todo. Dice san Pablo que “el amor disculpa todo, cree todo, espera todo, soporta todo” (n.111). “Muchas veces se olvida por ejemplo que la difamación puede ser un gran pecado cuando afecta gravemente la buena fama de los demás, con daños muy difíciles de reparar” (n.112). “Los esposos que se aman hablan bien el uno del otro; en todo caso guardan silencio para no dañar su imagen… Se ama al otro como es, sin exigirle que sea perfecto; pero que su amor sea imperfecto no significa que sea falso o que no sea real” (n.113). “Esperarlo todo, significa esperar que el otro pueda cambiar; uno siempre espera que sea posible una maduración” (n.116). “No importa lo que haga; ve la imagen de Dios en él. En cada persona hay un elemento de bondad del que nunca puedes deshacerte” (n.118).

 

5. CASARSE POR AMOR

El amor conyugal es casarse para siempre. Por eso dice el documento: “La promesa matrimonial para siempre es más que una formalidad social o una tradición; arraiga en las inclinaciones espontáneas de la persona humana. Y para los creyentes es una alianza ante Dios que reclama fidelidad” (n.123). “El matrimonio es un desafío que requiere luchar, renacer, reinventarse y empezar siempre de nuevo hasta la muerte. Implica un proceso constante de crecimiento y supone el don de la gracia de Dios” (n.124). “La experiencia del amor se expresa en esa mirada que contempla al otro como un fin en si mismo, aunque esté enfermo, viejo o privado de atractivos sensibles… Muchas heridas y crisis se originan cuando dejamos de mirarnos, tenernos en cuenta” (n.128).”Quien no se decide a querer para siempre, es difícil que pueda amar de veras un  solo día” (n.319).

               * El Papa se dirige ahora sobre todo a los jóvenes que se niegan a enfrentar los riesgos de un vínculo institucional: “Es verdad que el amor es mucho más que un consentimiento externo o una especie de contrato matrimonial, pero también es cierto que la decisión de dar al vínculo una configuración visible en la sociedad con unos determinados compromisos, muestra la seriedad y la superación del individualismo adolescente…  El matrimonio como institución social es protección y cauce para el compromiso mutuo, para la maduración en el amor y para que pueda cumplir su misión en la sociedad” (n.131). “El rechazo de asumir este compromiso es egoísta, interesado, mezquino y no acaba de reconocer los derechos del otro como digno de ser amado incondicionalmente… Es rehusarse a decirle al otro que siempre podrá confiar, que nunca será abandonado” (n.132).

                * Hay que cultivar gestos que expresen el amor. “En la familia es necesario usar tres palabras clave: permiso, gracias, perdón… Las palabras adecuadas dichas en el momento justo, protegen y alimentan el amor diario” (n.133). “No existen las familias perfectas que nos propone la propaganda falaz y consumista; en ellas no pasan los años, no existe la enfermedad, el dolor ni la muerte… Es más sano aceptar con realismo los límites de uno y de otro y tratar de crecer juntos cultivando la solidez de la unión pase lo que pase” (n.135).

*Es indispensable saber dialogar. Para eso antes que nada “hay que escuchar con paciencia y atención, hasta que el otro haya expresado todo lo que necesitaba decir, antes de empezar a dar opiniones  y consejos… Muchas veces uno de los cónyuges no necesita una solución a sus problemas, sino simplemente ser escuchado… Con eso se da realmente importancia al otro y se lo valora como persona…” (n.138). “Para un diálogo enriquecedor, y no aburrido e inconsistente, hay que tener algo que decir y eso se alimenta con la lectura, la reflexión personal, la oración y la apertura a la sociedad” (n.141).

 

6. DIMENSION EROTICA DEL AMOR

El Papa pide una necesaria educación de la emotividad y del instinto poniendo algunos límites porqué “la obsesión del placer y los excesos terminan para debilitar y enfermar al placer mismo” (n.148). “Dios mismo creó la sexualidad, que es un regalo maravilloso para sus criaturas… La dimensión erótica del amor no es un mal permitido o un peso a tolerar para el bien de la familia, sino un don de Dios que embellece el encuentro de los esposos” (n.152). “En esta época sin embargo muchas veces la sexualidad está poseída por el espíritu venenoso del “usa y tira”. El cuerpo del otro es con frecuencia manipulado como una cosa que se retiene mientras brinda satisfacción y se desprecia cuando pierde atractivo” (n.153).

* Es importante rechazar toda forma de sometimiento sexual. “Cuando san Pablo en la carta a los Efesios (5,22) pide que las mujeres estén sujetas a sus maridos, se expresa con el lenguaje cultural de la época, pero el contexto apunta a que todos sean “sujetos los unos de  los otros” (5,21). En el matrimonio se trata de una reciproca “sumisión” o mutua pertenencia, libremente elegida en un marco de fidelidad, de  cuidado y respeto mutuo” (n.156).

* El ideal del matrimonio no puede configurarse solo como una donación generosa y sacrificada, hecha de renuncias. “Un verdadero amor no renuncia a acoger con sincera y feliz gratitud las expresiones corpóreas del amor como la caricia, el abrazo, el beso, la unión sexual… El hombre no puede vivir exclusivamente del amor oblativo. No puede dar únicamente y siempre; también tiene que recibir” (n.157).

                 * “La prolongación actual de la vida pide que los cónyuges vuelvan a elegirse una y otra vez y haya con el tiempo una transformación del amor. Quizás uno ya no esté apasionado por un deseo sexual intenso que le mueva hacia la otra persona, pero queda el placer de estar juntos, de un proyecto común estable que se comparte hasta la muerte” (n.163).

 

7. CUANDO LLEGA UN HIJO

En el capítulo 5 el Papa explica como el amor siempre da vida; tampoco se agota dentro de la pareja. El hijo es el reflejo viviente del amor entre esposos, signo permanente de su unión conyugal, síntesis viva e inseparable del padre y la madre.

*“Cada nueva vida es un regalo de Dios… Si un niño llega al mundo en circunstancias no deseadas, los padres u otros miembros de la familia deben hacer todo lo posible para aceptarlo como don de Dios… Cuando se trata de niños que vienen al mundo, ningún sacrificio de los adultos debe ser considerado demasiado costoso para que el niño, ya grande, no piense que es fruto de un error, que no vale nada, que ha sido abandonado (n.166).

*“Por el avance de la ciencia hoy se puede saber de antemano qué color de cabellos tendrá el niño y que enfermedades podrá sufrir en el futuro, pero solo el Padre que lo creó sabe cual es su identidad más honda… Entonces no es importante si esa nueva vida te servirá o no, si tiene características que te agradan o no, si responde o no a tus proyectos y sueños. Se ama a un hijo porqué es hijo, no porqué sea hermoso o encarne tus deseos” (n.170).

                   *“Todo niño tiene derecho a recibir el amor de un padre y de una madre, ambos necesarios para su maduración íntegra y armoniosa” (n.172). “No podemos ignorar la necesidad que tienen los niños de la presencia materna… Es de valorar el feminismo cuando no  pretende la uniformidad ni la negación de la maternidad. Las madres saben testimoniar siempre, incluso en los peores momentos, la ternura y la entrega, la fuerza moral y la fe”. “La figura paterna se caracteriza por la orientación, la salida hacia el mundo, la invitación al esfuerzo y a la lucha… El problema de nuestros días no parece ser la presencia autoritaria del padre como a veces en el pasado, sino mas bien su ausencia” (nn.173-176).

El Papa invita finalmente a cultivar los lazos entre parientes para, llegado el caso, integrar entre todos a las madres adolescentes, a los niños sin padre, a las madres solas, a las personas discapacitadas, a los jóvenes drogodependientes, a los ancianos y enfermos que no reciben apoyo de sus hijos (n.192).

 

8. PERSPECTIVAS PASTORALES

En el capítulo sexto del documento se presentan algunos grandes desafíos pastorales comunes a toda la Iglesia. En las distintas comunidades locales se podrán elaborar propuestas más prácticas y eficaces, teniendo en cuenta las enseñanzas de la Iglesia.

                 *“El principal aporte a la pastoral familiar lo ofrece la parroquia que es una familia de familias donde se armonizan las contribuciones de las pequeñas comunidades, movimientos y asociaciones eclesiales…  Se ha detectado que a los ministros ordenados (y también a los religiosos y religiosas) les suele faltar formación adecuada para tratar los complejos problemas de la familia” (n.202).

                  *“Los seminaristas deberían acceder a una formación interdisciplinaria más amplia sobre noviazgo y matrimonio y no solo en cuanto a la doctrina; y pasar algún tiempo de vida en parroquias, para tomar mayor contacto con la realidad de las familias” (n.203).

La preparación próxima al matrimonio no significa darles a los jóvenes todo el catecismo ni saturarlos con demasiados temas sino que reciban un renovado anuncio, atractivo y cordial, del “kerigma”, con un autentica experiencia de participación en la vida eclesial. Suelen ser muy útiles los grupos de novios y las ofertas de charlas sobre temas que a ellos interesen (nn.206-208).

*“Lamentablemente muchos llegan al matrimonio sin conocerse; solo se han distraído juntos, han hecho experiencias juntos, pero no han aceptado el desafío de mostrarse a si mismos y de aprender quien era en realidad el otro” (n.210). “Se vuelve imprescindible acompañar en los primeros años de la vida matrimonial a los esposos, porqué muchas veces el tiempo de noviazgo no es suficiente” (n.217).

                     *“La parroquia se considera el lugar donde cónyuges expertos pueden ayudar a los más jóvenes, con el eventual apoyo de asociaciones, movimientos eclesiales y nuevas comunidades” (n.223).

                      *“El amor conyugal necesita tiempo disponible y gratuito que coloque otras cosas en un segundo lugar. Hace falta tiempo para dialogar, para abrazarse sin prisa, para compartir proyectos, para escucharse, para mirarse” (n.224). “Es bueno darse siempre un beso por la mañana, bendecirse todas las noches, esperar al otro y recibirlo cuando llega, tener alguna salida juntos, compartir tareas domesticas” (n.226).

El Papa invita después a las familias a “crecer en la fe con la confesión frecuente, la dirección espiritual, la asistencia a retiros, la oración familiar” (n.227).

Desde el n.232 al n.240 habla de las crisis en familia. No hay que negar las crisis, relativizarlas y apostar al paso del tiempo. Hay crisis comunes: la de los comienzos, la de la llegada del hijo, la de la crianza, la de la adolescencia, la de la vejez de los padres. A estas se suman crisis personales, circunstanciales. “En estas situaciones difíciles o criticas la mayoría no acude al acompañamiento pastoral, ya que no lo siente comprensivo, cercano, realista, encarnado” (n.234).

 

9. RUPTURAS  Y  FAMILIAS  HERIDAS

El Papa reconoce que “hay casos donde la separación es inevitable. A veces puede llegar a ser incluso moralmente necesaria, cuando se trata de sustraer al cónyuge más débil o a los hijos pequeños, de heridas muy graves causadas por la prepotencia y la violencia, el desaliento, la explotación y la indiferencia. Pero debe tratarse de un remedio extremo después de que cualquier intento razonable haya sido inútil” (n.241).

                     * “De aquí la necesidad de una pastoral de la reconciliación y de la mediación a través de centros de escucha especializados que habría que establecer en las diócesis (n.242). “A las personas divorciadas que viven en nueva unión, es importante hacerles sentir que son parte de la Iglesia, que no están excomulgadas y no son tratadas como tales, porqué siempre integran la comunión eclesial… y se debe promover su participación en la vida de la comunidad” (n.243).

                      * “Que los padres separados jamás tomen el hijo como rehén. Que no sean los hijos que carguen el peso de su separación y no sean usados contra el otro cónyuge. Que escuchen que la mamá habla bien del papá y el papá de la mamá” (n.245).

                       * “La Iglesia ha de ser voz de los más frágiles, de los hijos que sufren muchas veces en silencio. Por eso las comunidades cristianas no deben dejar solos a los padres divorciados en nueva unión, y por el contrario acompañarlos en su función educativa” (n.246).

                       * “Es inaceptable que las Iglesias Locales sufran presiones para equiparar las uniones homosexuales con el matrimonio y que organismos internacionales condicionen la ayuda financiera a lo países pobres a la introducción de leyes contrarias al designio de Dios sobre el matrimonio” (n.251).

 

10. LA EDUCACION DE LOS HIJOS

En el capítulo séptimo del documento el Papa enseña que los padres siempre inciden en el desarrollo moral de sus hijos, para bien o para mal. Por consiguiente lo más adecuado es que acepten esta función inevitable y a la vez tan importante y meritoria. No se trata de  estar obsesionados por controlar todos los movimientos del hijo y por saber donde está.

*“Hay que generar en el hijo, con mucho amor, procesos de maduración de su libertad, de capacitación, de crecimiento integral, de cultivo de la autentica  autonomía. Lo importante no es saber donde está el hijo físicamente y con quien está, sino donde está en su sentido de la vida, convicciones, objetivos, deseos, proyecto de vida”(n.261).

                      *“Es importante orientar al niño con  firmeza a que pida perdón y repare el daño realizado a los demás… La corrección es estímulo cuando también se valoran y se reconocen sus esfuerzos” (n.268).

                      * “El camino ordinario es proponer pequeños pasos que puedan ser comprendidos, aceptados y valorados e impliquen sacrificios proporcionados. Por pedir demasiado, el hijo apenas pueda liberarse de la autoridad  posiblemente termine de obrar el bien” (n.271). “También la libertad requiere cauces y estímulos, porqué abandonada a si misma no garantiza la maduración” (n.273). “Cuando los niños y adolescentes no son educados para ser dueños de si mismos y aceptar que hay etapas y cosas  que hay que posponer para el momento adecuado, se convierten en atropelladores y crecen con el vicio del “quiero y tengo”(n.275).

                        * “Sabemos que los nuevos recursos de la tecnología de la comunicación a veces alejan en lugar de acercar, como cuando en la hora de la comida cada uno está concentrado en su teléfono móvil o como cuando uno de los conyuges se queda dormido esperando al otro que pasa horas entretenido con algún dispositivo electrónico. Los niños y adolescentes pueden volverse abúlicos, desconectados del mundo real” (n.278).

                         * “La educación de los hijos debe estar marcada por la transmisión de la fe. El hogar debe seguir siendo el lugar donde se enseña a percibir las razones y la hermosura de la fe, a rezar y a servir al prójimo” (n.287). “La experiencia espiritual no se impone sino que se propone. Es fundamental que los hijos vean de una manera concreta que para sus padres la oración en familia es realmente importante” (n.288).

 

11. EDUCACION  SEXUAL

El Papa se pregunta si realmente nuestras instituciones educativas han asumido el planteo del Concilio Vaticano IIº de la necesidad de “una positiva y prudente educación sexual” que llegue a los niños y adolescentes, “conforme avance su edad y teniendo en cuenta el progreso de la psicología, pedagogía y didáctica”.

                    *“La educación sexual solo puede entenderse en el marco de una educación para el amor, para la donación mutua. Solo así el lenguaje de la sexualidad no se ve tristemente empobrecido, sino iluminado” (n.280).

                    *“La educación sexual brinda información a los niños y adolescentes en el momento apropiado y de una manera adecuada a la etapa que viven. No sirve saturarlos de datos sin el desarrollo de un sentido crítico frente a una invasión de propuestas, la pornografía descontrolada y la sobrecarga de estímulos. Hay que ayudarlos a que tomen distancia de todo lo que desfigura su capacidad de amar” (n.281).

                     * “Con frecuencia la educación sexual se concentra en la invitación a “cuidarse” procurando un “sexo seguro”, como si un posible hijo fuera un enemigo del cual hay que protegerse. Es irresponsable la invitación a los adolescente para que jueguen con sus cuerpos y deseos y se los aliente alegremente a utilizar a otra persona como objeto de placer y búsquedas compensatorias de graves carencias” (n.283).

                     * “No hay que llevar a los jóvenes a confundir las cosas. La atracción crea por un momento la ilusión de la unión; pero si no hay un paciente aprendizaje para un verdadero amor, tal unión deja a los desconocidos tan separados como antes… Cuando se pretende entregar todo de golpe es posible que no se entregue nada” (n.284).

                      * “Una educación sexual que cuide un sano pudor tiene un valor inmenso… Es una defensa natural de la persona que resguarda su interioridad y evita ser convertida o convertir a los demás en puros objetos” (n.282).

 

12. SITUACIONES IRREGULARES

En el capítulo octavo el Papa recuerda que aunque toda ruptura del vínculo matrimonial va en contra de la voluntad de Dios y siempre la Iglesia propone la perfección y una respuesta más plena a Dios, también hay que tener en cuenta la fragilidad humana. La Iglesia debe acompañar con atención y cuidado a sus hijos marcados por un amor herido y extraviado, dándoles de nuevo confianza y esperanza. A menudo la tarea de la Iglesia se asemeja a la de un hospital de campaña.

* “Hay algunas formas de unión que realizan el ideal cristiano de modo parcial y análogo. La Iglesia no deja de valorar los elementos constructivos en aquellas situaciones que todavía o ya no corresponden a su enseñanza sobre el matrimonio” (n.292).

                      * “Un matrimonio solo civil o, salvadas las distancias, aun de una mera convivencia en la que la unión alcanza una estabilidad notable mediante un vínculo público con afecto profundo y responsabilidad por la prole, puede ser vista como una ocasión de acompañamiento en la evolución hacia el sacramento del matrimonio” (n.293).

El Papa explica que el matrimonio civil o la simple convivencia muchas veces nos están motivados por resistencia al sacramento, sino a causa de la mentalidad general contraria a las instituciones, por motivos de trabajo y salario fijo, por el hecho de que casarse se considera un lujo, por la miseria material… “Hay que afrontar estas situaciones de manera constructiva tratando de transformarlas en oportunidad de camino hacia la plenitud del matrimonio” (n.294). “Hay una gradualidad en el ejercicio de los actos en sujetos que no están en condiciones de comprender, de valorar o de practicar plenamente las exigencias de la ley” (n.295).

                       * “Se trata de integrar a todos, se debe ayudar a cada uno a encontrar su propia manera de participar en la comunidad eclesial para que se sienta objeto de la misericordia divina inmerecida, incondicional y gratuita. Nadie puede ser condenado para siempre, porqué esa no es la lógica del Evangelio” (n.297).

                       *“Los divorciados en nueva unión pueden encontrarse en situaciones muy diferentes que no han de ser catalogadas o encerradas en afirmaciones demasiado rígidas sin dejar lugar a un adecuado discernimiento personal y pastoral” (n.298).

                       *“Los bautizados que se han divorciados y se han vuelto a casar civilmente  deben ser  más integrados a la comunidad cristiana, en los diferentes servicios eclesiales… Son bautizados y el Espíritu derrama en ellos dones y carismas para el bien de todos… Ellos no solo no tienen que sentirse excomulgados, sino que pueden vivir y madurar como miembros vivos de la Iglesia” (n.299).

                        * “Ya no es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación así llamada “irregular” vivan en una situación de pecado mortal, privados de la gracia santificante… Hay condicionamientos y circunstancias atenuantes” (n.301). “Es posible que en medio de una situación objetiva de pecado, subjetivamente se pueda vivir y crecer en gracia de Dios” (m.305).

                         *“Un pastor no puede sentirse satisfecho con solo aplicar leyes morales, como si fueran rocas que se lanzan sobre la vida de las personas. Es el caso de los corazones cerrados que suelen esconderse detrás de las enseñanzas de la Iglesia para sentarse en la cátedra de Moisés y juzgar con superioridad a los demás… Por creer que todo es blanco o negro, a veces cerramos el camino a la gracia de Dios y desalentamos cualquier esfuerzo de crecimiento” (n.305).

                         * “Sin disminuir el valor del ideal evangélico, hay que acompañar con misericordia y paciencia las etapas posibles de crecimiento de las personas que se van construyendo día a día” (n.308). “En vez de una fría moral de escritorio, proponemos un discernimiento pastoral cargado de amor misericordioso, que siempre se inclina a comprender, a perdonar, a acompañar, a esperar, y sobre todo a integrar” (n.312).

 

13. ESPIRITUALIDAD   FAMILIAR

En el último capítulo del documento el Papa expresa que si se siente el deseo de una profunda espiritualidad, la familia no aleja del crecimiento en la vida del Espíritu; por el contrario es un camino, el más común, que el Señor utiliza para llevar a las cumbres de la santidad.

                 * “Si la familia logra concentrarse en Cristo, Él unifica e ilumina toda la vida familiar. Aún los dolores y las angustias se pueden experimentar en comunión con la cruz del Señor, y el abrazo con Jesús abandonado permitirá sobrellevar los peores momentos y evitar una ruptura” (n.317).

                  * “La oración en familia es un medio privilegiado para expresar y fortalecer la fe. Se pueden encontrar algunos minutos cada día para estar unidos ante el Señor, decirle las cosas que nos preocupan, rogar por las necesidades familiares… La oración familiar alcanza su culmen participando juntos de la Eucaristía dominical… Allí los esposos pueden volver a sellar siempre su alianza que refleja la Alianza que Jesús selló con nosotros en la cruz” (n.318).      

                  * “El espacio exclusivo que cada cónyuge reserva a su trato solitario con Dios, no solo permite sanar las heridas de la convivencia sino encontrar en el amor de Dios el sentido de la propia existencia” (n.320).

                   *  “Cuando la familia acoge y sale hacia los demás, especialmente hacia los pobres y abandonados, es símbolo, testimonio y participación de la maternidad de la Iglesia… La familia vive su espiritualidad propia siendo al mismo tiempo “iglesia domestica” y una célula vital para transformar el mundo” (n.324).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s