VATICANO: LAS MUJERES EN LA IGLESIA

Logo-AssembleaUISGDel 9 al 13 de mayo se reunieron en Roma más de 800 Superioras Generales de congregaciones religiosas para el encuentro periódico de la UISR (Unión Internacional de Superioras Religiosas). El lema del encuentro: “Tejer la solidaridad global de la vida”. Su trabajo, no muy comprendido en el pasado, fue defendido por el Secretario de la Congregación para la Vida Religiosa, Jesús Rodríguez Carballo, que definió a las Hermanas: “vanguardias de la Iglesia en las periferias del mundo”.

En la audiencia de ellas con el Papa hubo un diálogo y se le hizo una pregunta sobre un posible Diaconado Femenino. El Papa, como ya es de conocimiento público, aceptó conformar una comisión para que estudie el tema de las Diaconisas en los primeros tiempos de la Iglesia (ya se hablaba de ellas en el Nuevo Testamento) para ser fieles a la Tradición. Hizo una distinción entre el Diaconado Ordenado por el cual se recibe el sacramento del Orden Sagrado y un Diaconado instituido para múltiples servicios. La comisión estudiará si en el Nuevo Testamento, en los Padres de la Iglesia y en las Constituciones Apostólicas de los primeros siglos, el rol de las Diaconisas era solo caritativo (la palabra “diácono” en griego dignifica “servidor”) o tenía relación con la administración de los sacramentos y de que forma. El Papa explicó también que la mujer puede comentar las lecturas bíblicas en la Celebraciones de la Palabra, pero no hacer la homilía en la misa porqué es parte esencial de la celebración eucarística que preside el sacerdote.

Frente a la polémica que siguió a estas declaraciones, la Hermana Mary Melone, que es una teóloga franciscana rectora de la Universidad Urbaniana de Roma, declaró: “el nuestro, es servicio y no servidumbre; en el pasado a menudo se ha confundido una cosa con la otra. Queremos espacios decisionales, no para tener más poder. Muchas veces las mujeres no son escuchadas, justamente porqué se cree que el ministro ordenado es el único que decide. Yo no quiero el sacerdocio. Ésta mayor presencia significativa en la Iglesia no debe darse por la carencia de curas; ya en muchas partes las mujeres desarrollan servicios de importancia. Se busca aclarar oficialmente los roles de cada uno en la Iglesia; cual es el aporte especifico que podemos dar como mujeres, prescindiendo de muchos modelos masculinos. No buscamos una identificación de roles”. Por su parte la Hermana Carmen Sammut, presidenta de la UISG se quejó de que “la Iglesia es todavía demasiado masculina en sus vértices” y de que en los últimos Sínodos “las mujeres han tenido muy poco espacio”. Por otra parte, afirma, “también las normas del Derecho Canónico se pueden cambiar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s