SODALICIO: DURO INFORME DE LA COMISIÓN

Mensaje-de-Alessandro-Moroni-sobre-Luis-Fernando-Figari-Noticias-del-Sodalicio
Alejandro Moroni, superior general del sodalicio (sodalicio.org)

El Sodalicio de Vida Cristiana es una sociedad de vida apostólica fundada en el Perú; entre sus integrantes está también el director de ACI Prensa, Alejandro Bermúdez. El Informe Final de la Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación, establecida por el mismo Instituto peruano el 19 de noviembre del año pasado, para responder a las acusaciones contra el fundador de la institución, Luis Fernando Figari, sobre abusos físicos, sicológicos y sexuales, que actualmente son investigados por el Vaticano, ha sido muy fuerte y el superior mayor Alejandro Moroni comentó en un primer momento que era “valioso”, pero que “no se puede recibir de manera total y absoluta porque puede llevar a juicios generales que son inexactos. Es una visión parcial y sesgada de la realidad”.

Sin embargo en un segundo momento, el 20 de abril, Moroni se rectificó y dijo que “a pesar del primer dolor que me causó el Informe, creo que describa con mucha claridad la experiencia de sufrimiento de las personas que hemos herido”. El Informe pide el repudio público a la conducta de su fundador Luis Fernando Figari con la mayor sanción moral e institucional, la asistencia y la compensación económica para las víctimas, cesar de sus cargos a los que tenían responsabilidad al tiempo de los abusos. La Comisión pide con urgencia que Figari sea sancionado y que el Vaticano adopte “drásticas medidas e intervenga el Sodalicio y que su conducción esté a cargo de personas ajenas a su actual gestión”. Moroni y su Consejo ya pusieron su cargo a disposición del Papa. En el Informe se denuncian prácticas de abuso de autoridad (psicológicas, físicas y sexuales) debido a una cultura represiva y a un manejo arbitrario del poder, apartamento obligatorio de las familias, culto a la personalidad que afectaba a la libertad personal, control de la correspondencia, discriminación social y racial, manipulación, malos tratos y sometimiento. El Fundador, afecto de megalomanía,
controlaba todo, mantenía privilegios y gozaba del silencio cómplice de la cúpula del poder. La Comisión estuvo formada por cinco personas: dos abogados, un obispo, una psiquiatra, un periodista y estudiaron el caso de 40 víctimas. La Comisión no pudo auditar (su manejo es “reservado”) los bienes del instituto, muchos de los cuales están a nombre de Figari y son desconocidos por todos. El Informe acaba de ser enviado a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica.
No se ha conocido el Informe del Visitador Apostólico. El Instituto también convocó a dos expertos internacionales: Kathleen Nc Chesney, colaboradora de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos y Jan Elliot que presidió la comisión contra los abusos en Irlanda con la tarea de auditar todos los casos investigados. También estableció una Coordinadora de Asistencia a las víctimas. En forma paralela el Ministerio Público y el Vaticano siguen sus trabajos, con los que el Instituto se ha comprometido a colaborar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s