COLOMBIA: LAS FARC APELAN AL PAPA

el-papa-no-tiene-previsto-reunirse-con-las-farc-0-20150819063637-49345be26ac3c3e71ad4ffab44db6024.jpg
Campesinos contra la guerra en Colombia (lahora.com.ec).

Los Acuerdos de Paz debían ser oficializados el 23 de marzo pasado después de casi cuatro años de negociaciones, pero las FARC se han rehusado a dejar las armas, acusando un rearme de los paramilitares. Mientras tanto ya son 5 millones y 280 mil los que han huido del país o han sido obligados a desplazarse dentro del país debido a la guerra. Se supone que las FARC disponen de unos 8 mil guerrilleros. Desde noviembre del 2012 sobre muchos argumentos ha habido acuerdo entre el gobierno y las FARC: sobre reembolsos a las víctimas del conflicto, abandono del narcotráfico, reforma agraria, entrega de las armas, reinserción en la sociedad y en la vida política de los ex guerrilleros. Todas las partes quieren terminar con este conflicto “hijo de la guerra fría”.

El 23 de setiembre pasado se firmó el último acuerdo sobre la “justicia transicional”; se concedería la amnistía a los guerrilleros que no se han manchado de crímenes de guerra, de lesa humanidad o genocidio, a cambio de su desmovilización. Falta tan solo ahora la efectiva desmovilización, el desarme y la entrega de las armas, la firma de los Acuerdos y el Referéndum popular para refrendar los Acuerdos. Se espera lograr estos objetivos antes de fin de año. Se ha llegado actualmente a una “impasse” porque las FARC han denunciado el resurgimiento de los paramilitares que combaten a los líderes campesinos y a los defensores de los Derechos Humanos y exigen seguridad para el futuro de sus combatientes. Por su parte el gobierno afirma que no se trata de paramilitares sino de criminales que se dedican al narcotráfico.
En este contexto el líder de las FARC, Timoleón Giménez envió una carta pública al Papa para que intervenga como mediador “debido a la reanudación de las actividades delictivas de los escuadrones paramilitares que actúan de común acuerdo con Álvaro Uribe y sectores políticos que se benefician con la guerra”. En la carta se habla positivamente del proceso de paz, del apoyo de la ONU, de la UE, de Estados Unidos; se alaba la encíclica Laudato sii “por haber desenmascarado las deformaciones del capitalismo”. Alude a la conocida oración de san Francisco y afirma que “el Papa está llamado a cumplir un singular protagonismo. Su Santidad ha dado muestras suficientes de su apostolado por la paz y el amor. Pensamos que también la Iglesia aquí, podría desplegar la misma tarea desde la más humilde parroquia hasta sus más altas jerarquías, respaldando la paz y la reconciliación”. Se pide por lo tanto una mediación a nivel político-diplomático del Papa y una movilización de la Iglesia a nivel de opinión pública en Colombia. Por otra parte hay un sector de la población y los paramilitares que efectivamente se oponen a cualquier acuerdo de paz. El jesuita p. Javier Giraldo presentó el informe anual del CINEP (Centro de Investigación y Estudios Populares) en el que se informa que “el año pasado ha habido 1.889 violaciones a los Derechos Humanos (con amenazas, torturas, secuestros, desapariciones, violación sexual…) y que cerca de la mitad de esas violaciones fueron cometidas por los paramilitares”. Se denuncia la vinculación de estos con empresas multinacionales y también con el narcotráfico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s