LESBOS: CORAJE PROFÉTICO

Emilia Kamvisi
La abuela Militsa (Emilia) Kamvisi

Hungría y Bulgaria han levantado muros, los países escandinavos han anunciado la devolución a sus países de miles de prófugos, Austria levantará un muro en los confines con Italia, Macedonia ha construido una red con alambre de púa que impide que desde Grecia los prófugos pasen al interior de Europa. Habían llegado a Grecia 3.793 personas en 2013, fueron 12.187 en 2014, 445.037 en 2015 y 89.362 en los primeros meses de este año, según  datos de la Organización Internacional por las Migraciones (OIM). Los prófugos partían de Turquía cargados sobre chatas para llegar a las islas griegas de Lesbos, Symi y Kos, con un viaje de pocas millas marinas y con la ilusión de llegar a Europa por la ruta balcánica. Se pagaban a los traficantes de 500 a 1000 euros por cabeza. Con dinero propio cruzaban la Grecia para llegar a Idomeni, en la frontera con Macedonia: sirianos, iraquíes, iranianos, afghanos (muchas mujeres y niños) superando el crudo invierno. Hoy solo pueden pasar por la frontera los refugiados que huyen de países en guerra. A los emigrantes y prófugos que huyen de la miseria, el hambre y la persecución se les cierran las puertas, además de saquearlos y maltratarlos hasta con gases lacrimógenos. La ruta balcánica ha sido atravesada desde el comienzo del año pasado por más de medio millón de personas.

Es en este marco donde se ubica el viaje del Papa Francisco a la isla de Lesbos para alentar a los prófugos, apoyar el gobierno griego y denunciar el egoísmo de Europa. El gobierno griego, apoyando la iniciativa de la Iglesia Ortodoxa, invitó oficialmente al Papa. No hubo sin embargo discursos oficiales, a pesar de la presencia del presidente de la República y del primer ministro Alexis Tsipras. Todo se desarrolló en medio de las carpas del campo de refugiados de Moria que alberga a 2.500 personas. El Papa, Bartolomé y Jerónimo saludaron personalmente a 300 refugiados y emitieron una declaración conjunta de compromiso humanitario y ecuménico. Compartieron el almuerzo en un gran container junto a algunos refugiados. Por la tarde fueron a Mytilene, la capital, y allí el Papa habló a los católicos de la isla; su discurso fue traducido al griego por el párroco católico de la ciudad. El encuentro concluyó con una Oración Ecuménica de cada una de las tres personalidades que más tarde en el puerto lanzaron coronas de laureles al mar, como sufragio por los que habían muerto en las aguas. El mensaje fue muy fuerte. Se habló de una “colosal crisis humanitaria”, “la peor catástrofe humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial”. Hablaron en nombre de los 60 millones de refugiados, un número jamás alcanzado desde el último gran conflicto mundial. El Papa apostrofó a Europa “la patria de los derechos humanos” pidiendo soluciones urgentes y para que se ataquen las causas de este desastre. Lamentó “los viajes inhumanos” de tanta gente, explotada por “verdugos infames”. Comentó que después de su llamado de Lampedusa, hace tiempo se podía haber enfrentado este tema y condenó otra vez la guerra y el tráfico de armas.

La abuela Emilia Kamvisi, que junto a los habitantes de Lesbos es candidata al Premio Nóbel de la Paz, es la que promueve la acogida de los prófugos en las casas de la isla. Ella dijo del Papa: “Es hermoso que un líder católico venga a defender a tantos musulmanes. Estamos todos bajo el mismo cielo y Dios es uno solo. Esperamos que el Papa pueda poner fin a los sufrimientos de los prófugos aquí y en Idomeni donde ancianos, mujeres y niños son golpeados por la policía de Macedonia”. En declaraciones sobre el viaje del Papa, a quien le objetaba que no se podía recibir a todos indiscriminadamente en Europa, el obispo de Viena, Christoph Schonborn, contestó que “es legitimo ponerse el problema de cómo gobernar el fenómeno migratorio y las emergencias. Pero frente al peso que soportan países que no son europeos como Líbano, Jordania y Turquía, Europa tiene enormes posibilidades y no puede olvidar sus principios de humanidad; ni olvidar tampoco la responsabilidad de occidente con países que pagan las consecuencias de nuestra guerras”.

Foto: REUTERS / PETROS TSAKMAKIS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s