EN DESACUERDO CON FRANCISCO

Son cada vez más los católicos que desde el seno de la Iglesia critican pública y sistemáticamente al Papa por su acción renovadora de la Iglesia. La reacción a la Exhortación Postsinodal “Amoris Letitia”, apreciada ampliamente por las Conferencias Episcopales y el Pueblo de Dios al que se había consultado, encuentra una dura reacción en algunos ambientes eclesiales y hasta en algunas altas jerarquías. Aparte del juicio de los Lefebristas (Fellay dijo que el documento era “terrificante”), en general las críticas se concentran en el capítulo 8; al Papa se le acusa de ambigüedad, reticencias, poca claridad, confusión.

El obispo norteamericano Raymond Burke (miembro de la Curia Romana) ha dicho que “se trata de una reflexión personal del Papa, no vinculante”; para eso se apoya también en lo que dice el documento en el n. 3. Dice Burke que el documento merece respeto, pero no es un acto del magisterio. “El Papa no quiere imponer su punto de vista ni condenar a los que insisten sobre la que él llama ‘una pastoral más rígida’. No todo lo que dice el Papa es magisterio infalible y vinculante en consciencia. La única llave para entender este texto es la enseñanza tradicional de la Iglesia y su disciplina”.

En realidad no se trata de reflexiones personales ya que en este caso el Papa hubiera elegido una entrevista, en lugar de un documento oficial del magisterio ordinario, fruto de dos Sínodos. También el obispo Robert Sarah, de la Curia Romana, antes de Pascua había defendido la doctrina y disciplina tradicional de la Iglesia con estas palabras: “Apostar a una nueva práctica pastoral que evolucionaría separada de la doctrina según las circunstancias, modas y pasiones del momento, es una forma de herejía, una peligrosa patología esquizofrénica. Declaro solemnemente que la Iglesia de África se opondrá tajantemente a toda rebelión contra la enseñanza de Cristo y del Magisterio”.

También sobre el reciente viaje del Papa a Lesbos no faltaron las polémicas. Ya Donald Trump, que habla de construir un muro en los confines con México, había dicho que “también el Vaticano tiene gruesas murallas y no deja entrar a nadie”, desconociendo la caridad del Papa a través de un mar de organizaciones católicas en el mundo. El católico Sandro Magíster titula su última nota sobre el viaje del Papa: “¡Arriba el telón!; se pone en escena el teatro del Papa”. Magíster acusa al Papa de “extraordinaria genialidad teatral”, demostrada ya en Lampedusa, con el lavatorio de los pies y ahora en Lesbos. El periodista critica también que en este Año Santo hayan desaparecido las indulgencias y el purgatorio; “un Lutero moderno ya no tendría nada de que protestar”. Hasta tilda al Papa de comediante por lucir la vieja cartera con la que suele subir al avión. También en el caso de Lesbos, lo acusa de “teatralidad” y “falsa jovialidad”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s