Perú: REFORMA DE “SODALICIO”

El “Sodalicio de la Vida Cristiana” ha declarado a su fundador Luis Figari, culpable de abusos sexuales en Perú, aunque él nunca lo haya reconocido. El actual superior de la congregación Alessandro Moroni lo declaró “persona no grata” y lo expulsó del instituto pidiendo al Papa que “finalice su insostenible retiro espiritual en nuestras instalaciones”. A pesar de que ya en el 2011 el Tribunal Eclesiástico de Lima y el Vaticano habían recibido denuncias, fue a partir del libro: “Mitad monjes, mitad soldados” de Pedro Salinas donde se describen 30 testimonios de distintos tipos de abusos, que la Fiscalía peruana abrió una investigación el año pasado. “El mismo obispo Cipriani sabía de los abusos y no los denunció al fiscal de turno”, dijo Daniel Vega del Instituto de Defensa del Menor. Actualmente Figari está recluido en una casa del instituto en Roma. Moroni pidió “perdón a las víctimas de abusos y atropellos” por parte de Figari y también de Germán Doig por su conducta (ya se había empezado su causa de beatificación), número 2 de la Congregación hasta su fallecimiento en 2001. También pidió perdón “a los que hace años habían presentado denuncias sin nunca recibir respuesta”. Anunció además una “reforma integral” del instituto. Se trata de una organización que dirige colegios y universidades privadas en Perú desde hace 40 años y está difundida en Colombia, Brasil, Argentina. A Figari se le acusa también de extralimitación en el ejercicio de la autoridad y por varios aspectos de la disciplina interna del instituto por él fundado en1971, con laicos consagrados y sacerdotes. Desde abril de 2015, hubo una investigación ordenada por el Papa Francisco a cargo, como visitador apostólico, del obispo de Chote, Fortunato Urcey. Recién con la conclusión de esta visita apostólica se conocieron las declaraciones del p. Moroni. El instituto figura como una Sociedad de Vida Apostólica laical, con una perspectiva teologico-pastoral similar a la de los Legionarios de Cristo. Figari, que es un laico de 68 años, fundó este instituto reclutando adolescentes de clase alta, y llevándolos a vivir en comunidad “como soldados de Cristo”. El instituto contó con el apoyo del obispo Cipriani que tuvo como obispo auxiliar a Eguren Anselmi, uno de los dos obispos de la organización, ahora arzobispo de Piura. La Fiscalía peruana investiga  27 denuncias de abusos sexuales en contra de jóvenes pertenecientes al instituto. La visita apostólica se encontró en muchos casos con silencios cómplices hasta que la verdad salió a flote obligando ahora a una “reforma integral” del instituto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s