testimonio: HABLA EL MÉDICO DE LAMPEDUSA

bartolo-pietro
dr. Pietro Bartola (tvp)

La isla de Lampedusa entre Italia y África se hizo famosa después del viaje del Papa Francisco a esa isla que es para muchos inmigrantes africanos la puerta de entrada de Europa. El médico de Lampedusa, uno de los protagonistas del film “Fuocoammare” (=fuego en el mar) premio mayor en el festival de Berlín, es en realidad el doctor Pietro Bartolo. Es director del Centro Sanitario de la isla desde 1991, cuando empezaron a llegar los primeros inmigrantes africanos. Calcula haber asistido en 25 años a 250 mil personas. En una entrevista cuenta que cuando llegó el Papa a la isla lo abrazó con una inmensa emoción; se sintió reconfortado en su labor, solitaria, de samaritano. “Son miles las personas que desembarcan a todas las horas. No sería mi tarea ni mi trabajo, pero he aceptado ocuparme gratuitamente de ellas. Son personas humanas y la tierra es de todos. Me llaman todas las noches. Dicen que uno se acostumbra a la muerte y al sufrimiento. No es cierto. Hay casos desgarradores como esa mujer que había tenido el parto durante el naufragio y tenía la criatura aún pegada al cordón umbilical. Recuerdo las primeras 111 bolsas de cadáveres; había tantos niños.., no sabía que hacer. He organizado una ludoteca con cartones animados en árabe para tantos chicos que llegan y puedan jugar”. El médico subraya la colaboración de todos los isleños: “Hubo una solidaridad infinita que nos ha consentido superar todos los problemas. No hay envidias ni intentos de querer prevalecer unos arriba de otros”. Efectivamente de muchas partes surgió la propuesta del premio Nóbel por la Paz a los habitantes de esta isla. El medico lamenta lo que está sucediendo en Europa con estas personas: “Después de tanto sufrimiento y arriesgando la vida, llegan a un país “civilizado” y se encuentran con alambres de púa, muros y rechazos, no sabiendo qué delito hayan cometido; es algo inhumano”. Hablando de su propia fe religiosa: “No soy un cristiano ejemplar; no siempre voy a la iglesia con la excusa de que no tengo tiempo, pero si se quiere el tiempo se encuentra. Pero creo mucho en Dios y rezo a menudo. No puedo dejar el cadáver de una persona sin bendecirla. Pronuncio una oración mía y la confío a Dios. Hay muchos musulmanes, pero hay un Dios solo y si me equivoco al rezar, Él lo arreglará todo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s