Cultura: Jesucristo y su “ética del estar” desde la perspectiva de Tomás de Mattos

tomás de mattos
elpais.com.uy

“¿Cuál es el camino de la sabiduría? ¿Cuál es el camino del bien? La respuesta a estas preguntas reside en la figura de Jesús”. Así decía Tomás de Mattos, abogado, periodista, ex director de la Biblioteca Nacional y gran contador de historias cautivante y divertido. Fue uno de los mejores escritores uruguayos. Nació en Montevideo, vivió gran parte de su vida en Tacuarembó, y falleció a los 68 años el pasado 21 de marzo. A modo de homenaje, Umbrales comparte, más que una biografía, el pensamiento de un hombre de fe, referente cultural y orgullo de nuestras letras.

 

En una entrevista realizada por Mónica Salinas y publicada por la Revista Humanidades en el año 2002, a propósito de la aparición de la voluminosa novela La Puerta de la Misericordia, Tomás de Mattos decía: “Hago mi apuesta personal: yo pienso que Jesús es Dios, que es un hombre, un modelo ético paradigmático -el mayor de todos detrás del cual está Dios porque Él es Dios, el Dios escondido (…) Él es el camino hacia la felicidad. Una de las pocas convicciones que tengo en mi vida es que la felicidad no tiene nada que ver con el placer, necesariamente, ni con la alegría, ni con la placidez. Tiene que ver con una tranquilidad de conciencia drástica, radical, con perseguir metas nobles. Seguir a Jesús implica un desprendimiento, un desapego de mis posesiones.”

Sobre la búsqueda de la “felicidad” como uno de los rasgos del tiempo presente, el autor tenía una firme concepción que probablemente venía de la mano de su gran capacidad de mirar el pasado y recrearlo en textos sobre temas históricos: “Me preocupa la degradación del concepto de felicidad. Hoy tenemos una tendencia muy marcada a convertir la felicidad nada más que en un estado de placer. Nos hemos olvidado de aquel viejo concepto griego (eudaimonia) y judeocristiano que asociaba la felicidad a un proyecto de vida y a la paz de la conciencia, una paz que se lograba con la certeza de haber trabajado por ese proyecto. Por lo tanto, esa felicidad podía muy bien convivir con el sufrimiento y aún con el rechazo colectivo, que suelen ser lo contrario de lo que busca el placer”.

De acuerdo con esta forma de entender la vida, en casi todas las obras de Tomás de Mattos se encuentran dilemas éticos en torno a la búsqueda de la felicidad colectiva, la libertad, la micro revolución cotidiana, el discernimiento del bien y el mal, la diferencia entre conocimiento y sabiduría, las alianzas y disensiones entre individuos o grupos, los vínculos entre la realidad y la ficción. Con respecto a “La Puerta de la Misericordia” él mismo explica: “La figura de Jesús ejerce sobre mí una atracción poderosa porque en la raíz de mi fe hay una gran paradoja. Para poder creer en Él totalmente, para poder decir que es mi paradigma humano, y al mismo tiempo, mi Dios y mi Señor, tenía que estar convencido que realmente Él había sido enteramente hombre y enteramente Dios. Y ese es un problema que me ha perturbado durante toda mi vida”.

En cuanto a el tema de inspiración para su trabajo literario señalaba que: “El pretexto –el motivo- es algo que me interesa vitalmente: el misterio. El Misterio, escrito con mayúscula, que es un conjunto de misterios. Puede ser un misterio laico -el sentido del universo, por ejemplo- y también puede ser un misterio de Dios; y en este último caso estaríamos hablando de la ética y de cómo desde una perspectiva religiosa podemos ser felices. Se trata del misterio de la sabiduría”.

Estas preocupaciones ya se encuentran en sus escritos iniciales de principios de los sesenta, ya sea en las columnas de “Cuadernos de Marcha” y en el diario “La Mañana” como en su señera y fundamental narrativa: “Libros y perros” (1975); Trampas de barro (1981),  La gran sequía (1984); ¡Bernabé! ¡Bernabé! (1988); La fragata de las máscaras (1996), La puerta de la Misericordia (2002). Entre sus últimos trabajos estuvo la biografía novelada de José Pedro Varela, El hombre de marzo, que vio la luz en dos tomos: La búsqueda (2010) y El encuentro (2013). Su destacada trayectoria, tal como lo expresa el comunicado de Presidencia en relación a su deceso, lo hizo merecedor de varios premios nacionales e internacionales, entre ellos, el premio Morosoli en 1997 y el premio Bartolomé Hidalgo 2011. Además, fue electo académico emérito de la Academia Nacional de Letras en el año 2012. Se sabe que estaba enfrascado en la historia de un asesinato ocurrido muchos años atrás por un alférez y cuyo abogado fue Pedro Figari, el pintor uruguayo, y que además estaba terminando un libro de relatos.

 

El pecado es no estar

“Toda la vida de Jesús es estar: está con el hambriento, está con el enfermo, está con el preso, está con el humillado” dice Tomás de Mattos. Este concepto no solo aplica a la persona de Cristo, sino que alcanza, atraviesa y afirma toda  nuestra existencia histórica, porque, según argumenta el autor: “nos vamos haciendo buenos estando donde debemos estar, a pesar de que suframos, de que nos cueste el cuestionamiento de mucha gente”.

Dios siempre está, pero se esconde.  Esa es la paradoja. Y no sólo cuando nace, en un pesebre, sino que al morir crucificado, se esconde en una muerte infame. Aún más, expresa el autor, “durante todo el tiempo de su vida prohíbe a los discípulos que digan que es el Mesías. Y cuando resucita, las primeras personas con las que habla son mujeres, objetos de descrédito en esa época. Podría haber ido al templo, donde había una gran fiesta, y haber proclamado: “Miren, vine aquí porque he resucitado”. Y todo el mundo hubiera creído. Pero Él se sigue escondiendo. Y eso lo explicita en el episodio de Tomás: “Bienaventurados los que creen sin haber visto”.

María maestra

“Me parece fundamental que en el Evangelio, María tenga ya, desde el comienzo, el anuncio de que una espada le atravesará el corazón. Me decía a mí mismo, cuando escribía: “Sí, tú eres la madre del Mesías, este Mesías que yo esperé cuarenta años para poder verlo. Pero este Mesías que nosotros esperamos con tanta expectativa y que te elevará sobre todas las mujeres, este niño te causará un terrible sufrimiento”. Pienso con insistencia en el papel de María, a quien veo como maestra y ligada al misticismo.

Las puertas de la Literatura

La docente y crítica literaria Alicia Torres se interroga en referencia a esta novela: ¿A quién se le ocurre escribir sobre la vida de Cristo? No fue el único, lo hizo José Saramago. Pero a lo que me refiero es que fue una apuesta muy grande y que tuvo otras posibles lecturas. Eso que es tan literario, de que cada lector pueda encontrar en la obra que lee, respuestas a muchas preguntas, Tomás no daba las respuestas, hacía nuevas preguntas y hacía que el lector se hiciera nuevas preguntas”.

En efecto, así como la Literatura es una forma de abrir puertas para que entre luz en los temas trascendentales y una manera de ampliar el equipaje de la sensibilidad a múltiples perspectivas, así la narrativa de Tomás de Mattos cumple con auténtico sentido al  revelar una realidad escondida, enmascarada, ambigua, creando un canto a la complejidad de la vida: “Lo que me gustaría trasmitir de ese mundo de realidades enmascaradas, de un Dios escondido, es la situación del misterio en la relación  amorosa, la relación con lo inefable, lo indefinible. El misterio es como el trocito de arena donde hago pie, y cuando una ola me saca trato de ir hacia el misterio, aceptar a Dios como misterio, aceptar la vida como misterio, porque es la voluntad de Dios. Esa relación con el misterio es lo que me ha sido regalado para mantener la fe”.

Un comentario en “Cultura: Jesucristo y su “ética del estar” desde la perspectiva de Tomás de Mattos

  1. Excelente escritor y testimonio de cristiano. Felicitaciones por el artículo. Tomas de Mattos habló de la sociedad uruguaya con sabiduría. Bernabé Bernabé lo mejor de sus obras.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s