El 11 de febrero en la Gruta de Lourdes

UYYTRDRDFD 332.JPGComo la tradición de la piedad popular ha impuesto, sin convocatorias algunas, la Virgen ha reunido en el Santuario Nacional de la Gruta de Lourdes, en Montevideo, a miles de peregrinos, el el aniversario de su primera aparición el 11 de febrero de 1858, en Francia.

La peregrinación, acompañada por una jornada de sol en un clima de serena y agradecida oración, ha sido marcada por el Año Santo de la Misericordia, querido por el papa Francisco. El Santuario de la Gruta es uno de los lugares elegidos por el Obispo diocesano para dar la posibilidad a los fieles de entrar por la Puerta Santa: como es un espacio abierto, siempre abierto, ha sido armada una Puerta Santa que el obispo Daniel Sturla ha abierto solemnemente el 20 de diciembre de 2015.

El pasado 11 de febrero, a las diez de la mañana el Arzobispo presidió la misa del Jubileo de los enfermos. Hablando de la misericordia de Dios, ha recordado cómo le conmueven nuestros sufrimientos y dificultades, y sobre todo, nuestros pecados, ante los cuales nos ofrece su abrazo de ternura y paz, y no de indiferencia ni amenaza. Pidió a los fieles, finalmente, que lo recordasen especialmente en la oración, puesto que “aquí mismo en este lugar, hace dos años, el entonces arzobispo de Montevideo, monseñor Cotugno, anunció que el Papa me había nombrado ese día arzobispo de Montevideo”.

En la tarde hubo otro momento importante de celebración del Jubileo de los enfermos: Milton Tróccoli, obispo auxiliar, ha celebrado la Misa de las 17 hs, pasando por la Puerta Santa y bendiciendo a cada enfermo personalmente, en una liturgia que se extendió por dos horas con ritos “populares” que el pueblo de Dios ha inventado y sigue inventando para alimentar su fe.

fdfdferererer 795.JPG

Más allá de lo que prevé la fe y la práctica de la Iglesia, es de destacar cómo la sencillez de la fe popular ha acompañado la devoción de los peregrinos que concurren regularmente al Santuario, encontrando prácticas cercanas a su sensibilidad y un ambiente de fe que los orienta a Jesús. La disponibilidad de los confesores, muy requeridos en ese día que siguió inmediatamente el Miércoles de Ceniza, no ha impedido a los peregrinos celebrar y recibir la bendición individual y comunitariamente; así como las celebraciones de la Eucaristía han sido acompañadas por numerosos peregrinos que se acercaban a tocar la Piedra de Lourdes; muy sugestiva la última celebración eucarística que culminó con una procesión de antorchas, cuando ya la noche había envuelto el Santuario. Los gestos populares de prender una vela o llevarse el agua de la Gruta manifiestan la Misericordia divina que espera a las personas allí donde ellas se encuentran: un motivo de reflexión pastoral, para valorar la piedad popular y su valor eclesial.UYYTRDRDFD 322.JPG

HPIM0244.JPG

032.jpg

503.JPG

566.JPG

645.JPG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s