ESTADOS UNIDOS: DONALD TRUMP Y EL PAPA

 

nbc-fires-donald-trump-after-he-calls-mexicans-rapists-and-drug-runners.jpgEn el avión de regreso a Roma después de la gira por México, los periodistas le preguntaron al Papa qué opinaba sobre el candidato republicano de Estados Unidos Donald Trump que había definido a Francisco como un “político” y un “peón” del gobierno mexicano en políticas migratorias. A lo primero el Papa contestó: “Gracias a Dios soy político. Según Aristóteles, el hombre es un animal político y por lo tanto por los menos soy una persona humana”. Sobre la grosera acusación de “peón”, no contestó y dejó el juicio a los mismos periodistas. Sobre la propuesta del multimillonario Trump que quiere construir 2.500 kilómetros de muro entre Estados Unidos y México y deportar a 11 millones de inmigrante ilegales, respondió escuetamente sin nombrar a nadie: “Una persona que solo piensa en construir muros y no puentes, no es cristiana; esto no es Evangelio”. La respuesta de Trump no se hizo esperar: “El Papa no comprende los problemas que tenemos los americanos con la inmigración. Además es vergonzoso que un líder religioso ponga en duda la fe de una persona. Yo me enorgullezco de ser cristiano y me propongo defender a los cristianos perseguidos en todo el mundo. Si el Estado Islámico ataca al Vaticano, el Papa tendrá que esperar y rezar para que Donald Trump sea presidente”. Hasta Jeb Bush, el hermano del ex presidente, dijo que no era “apropiado” cuestionar la fe de nadie. Después desde el Vaticano se aclaró que el Papa, como él mismo había dicho, no quería entrar a opinar sobre la campaña electoral de Estados Unidos; “ni era un ataque personal, ni una indicación de voto”. Por su parte Trump explicó que el Papa “debe haber dicho algo más suave de lo que transmitieron los medios. Es una gran personalidad que yo respeto mucho; me gustaría reunirme con él”. También el teólogo católico Michael Novak acusó al Papa de “encender un fósforo en un pajar” y afirma: “aunque la reacción de Trump ha sido entupida, pero las consecuencias son imprevisibles. Es posible una ruptura entre católicos liberales y conservadores, entre los católicos que siguen al Papa y los protestantes que siguen a Tromp. Por otro lado el Papa quizás no esté suficientemente informado sobre el tema de los inmigrantes (recibimos un millón de extranjeros por año); lo que está en discusión es el proceso legal, entre legales e ilegales”.

Los católicos Marco Rubio y Jeb Bush o el protestante Ted Cruz son aún más radicalizados. Ellos creen que las palabras del Papa en México impulsarán aún más la inmigración ilegal. A ellos les respondió el obispo norteamericano de Paso, del otro lado de Ciudad Juarez: “El Papa no alimenta la clandestinidad; pide la reforma de las estructuras y de las leyes para que los emigrantes y refugiados no deban sufrir tanto y morir por buscar un porvenir a sus familias. Los gobiernos tienen autoridad para vigilar las fronteras, pero también la obligación moral de defender los derechos humanos y la vida de las personas”. Mientras Barak Obama se prepara para ir a Cuba en marzo en pos de una reconciliación con Cuba, bendecida por el Papa, estos candidatos “cristianos” rechazan cualquier deshielo y hasta se niegan  a terminar con un embargo económico inhumano que dura desde hace 50 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s