CHINA: IMPACTO DE UNA ENTREVISTA

cristinos-china

El 28 de enero el Papa dio una entrevista sobre China al corresponsal de “Asia Times” de Hong-Kong que tuvo difusión internacional y un gran impacto en la misma China. El Papa enviaba sus augurios para el Año Nuevo chino al presidente y al pueblo chino. Expresaba su admiración por ese “gran país, con una gran cultura y una sabiduría inagotable”. Confesaba que “siempre ha tenido admiración por China”. Hacía referencia al jesuita p. Matteo Ricci que pasó casi 30 años en China. “La experiencia de Ricci nos enseña que es necesario entablar un diálogo con China, ya que es una acumulación de sabiduría y de historia. El mundo espera de China una contribución de civilización y cultura. Es un gran pueblo que tiene mucho que ofrecer al mundo”.

El Papa habló también de Yalta (1945) que después de la segunda guerra mundial dividió al mundo en pedazos, y ahora hay que unirlo. Sobre el tema del hijo único (“problema doloroso”) celebra que China se haya abierto últimamente en este campo. Advierte que “el envejecimiento que amenaza a China se da también con la “abuela” Europa”. La entrevista tuvo resonancia positiva en todos los medios de comunicación de China. En respuesta a la entrevista, el ministro de Asuntos Exteriores Lu Lang se declaró dispuesto al diálogo pero pidió al Vaticano una actitud “más pragmática y flexible”. Dijo el ministro hablando de esa “relevante” entrevista: “Mantenemos la intención de un dialogo constructivo con el Vaticano, basado en el hecho de encontrarnos a mitad camino, empujando hacia delante”. Se supo que en la segunda mitad del mes de enero viajó a Roma el vice-ministro chino de Asuntos Exteriores. Una noticia, no desmentida por el Vaticano, dice que próximamente el Papa nombraría a tres obispos chinos sin interferencia del gobierno ni de la iglesia patriótica. De las 115 diócesis que hay en el país, muchas no tienen obispo.

Actualmente ya no hay dos Iglesias Católicas, una fiel al Papa y perseguida por el gobierno y otra infiel. El Vaticano está dispuesto a dejar que las autoridades del país propongan los candidatos al episcopado, dejando al obispo de Roma la última palabra. Se trata de autoridades espirituales, no políticas. Inclusive está dispuesto a cerrar la Nunciatura de Taiwan y trasladarla de vuelta a Pekín. El acercamiento es difícil porqué no todas las autoridades en China comparten un apertura religiosa. Una prueba es la campaña que desde el año 2014 hasta el día de hoy ha logrado descabezar y destruir las cruces de 1.800 templos cristianos.

Foto: periodistadigital.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s