(nunca sin el Otro) Baden Powell, de militar a educador

Los niños, adolescentes y jóvenes que integran el Movimiento Scout, le llaman cariñosamente BP. Su Nombre completo era Robert Stephenson Smyth Baden-Powell. Recibió el título de Lord del Imperio Británico por su obra educativa y su valentía y destreza como militar. Nació en Paddington, Londres en Inglaterra el 22 de febrero de 1857.  Su padre fue el reverendo Baden Powell, doctor en Filosofía y profesor en la Universidad de Oxford;  su madre fue Henrietta Grace Smyth, hija de un reconocido colonizador inglés. Fue actor, pintor, músico, militar escultor y escritor pero su mejor obra fue la tarea de educador y servidor de los jóvenes y niños: al crear el Movimiento Scout realizó una obra admirable que aún perdura en el mundo. Son miles los niños, adolescentes y jóvenes que integran o integraron el Movimiento  Scout, y en casi todos los países conocidos ha tenido una gran fecundidad, es de lejos el Movimiento Juvenil mundial más numeroso. En los únicos lugares donde no ha podido florecer ha sido en los países con gobiernos dictatoriales.

Seguir leyendo

CHILE: TENSA ESPERA

 

Película basada en testimonios de las víctimas

El Papa en su carta a los obispos de Chile se quejaba por la falta de “información veraz” sobre el caso de los abusos sexuales. En relación a esto, el teólogo chileno y jesuita Jorge Costadoat apunta sus dardos contra el nuncio Ivo Scapolo, el cardenal Francisco Javier Errázuris y el cardenal Angelo Sodano ex nuncio en Chile, los más cercanos al Papa y los que más deberían haberlo informado sobre la realidad chilena.

Seguir leyendo

SÍNODO AMAZÓNICO: NUEVAS PROPUESTAS

 

Gloria.tv

Se han encontrado en Roma los días 12-13 de abril los 18 miembros del Consejos Sinodal y 13 expertos. Del Consejo Sinodal, nombrados por el Papa, hacen parte Claudio Hummes, Erwin Krautler y obispos de Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador y Bolivia. El título oficial del Sínodo que se realizará en octubre del 2019 es: “Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”. Se elaboró un documento preparatorio y un cuestionario que serán enviados a todas las Conferencias Episcopales. Comentó el obispo de Puerto Maldonado (Perú) David Martinez de Aguirre: “No será un Sínodo para Amazonia, sino desde la Amazonia para la Iglesia universal. El Sínodo ya comenzó con el encuentro del Papa en Puerto Maldonado con 3.000 indígenas, la mayor concentración de pueblos indígenas en muchos años. Desde una Iglesia que quiere poner su centro en las periferias, se quiere elaborar un mensaje para toda la Iglesia. Por otra parte los pueblos andinos tienen asumido el Cristianismo como propio; no así los pueblos amazónicos que han sido hasta ahora asistidos por misioneros extranjeros. Ven a la Iglesia como una institución amiga, pero les falta dar el paso de una verdadera integración y a nosotros dejarnos moldear más por ellos. Es preciso pasar de una Iglesia indigenista a una Iglesia indígena”. El Papa presidió las reuniones escuchando atentamente y volvió a resaltar la importancia de la región panamazónica para todo el planeta. El obispo amazónico Erwin Krautler se declaró a favor de curas locales casados y mujeres diaconisas y que las parroquias sean regidas por grupos de ancianos con la figura preponderante de un presbítero. Krautler es una voz importante porque sigue siendo en Brasil secretario de la Comisión Episcopal para Amazonia. Por su parte, desde Austria, el cardenal Christoph Schonborn afirmó que la ordenación de hombres casados seguramente se discutirá en el Sínodo. Propuso además un Concilio para decidir sobre la ordenación de mujeres como diaconisas, sacerdotes y obispas. Lo hizo en una entrevista publicada el día de Pascua en rotativos austriacos. “La ordenación de mujeres solo  puede decidirla un Concilio; las grandes decisiones deben tomarse todos juntos”, dijo.

MÉXICO: FRONTERA MILITARIZADA

 

Frontera amurallada

El presidente estadounidense Donald Trump dispuso enviar de 2 mil a 4 mil soldados a la frontera sur con México para que se queden allí hasta que se concrete la construcción del muro. El envío de fuerzas armadas sublevó el ánimo de 15 millones de residentes en la frontera que ya han padecido en el pasado esta estrategia. Notable fue la reacción de los obispos mejicanos, pero aún más la de los norteamericanos. Ocho obispos estadounidenses de frontera, desde California a Texas declararon: “Estamos preocupados por una retórica que divide y deshumaniza a los inmigrantes, tratandolos como criminales. La militarización en la frontera distorsiona la realidad de la vida cotidiana. Esta no es una zona de guerra; por el contrario hay aquí comunidades pacíficas, respetuosas de la ley, generosas en su respuesta al sufrimiento humano. Buscar refugio para una vida en paz para uno mismo y para la familia no es un crimen. Los inmigrantes son personas vulnerables, nuestros vecinos, nuestros hermanos y hermanas en Cristo”. La diócesis de El Paso tildó la medida de Trump de “moralmente irresponsable y peligrosamente ineficaz; como comunidades fronterizas conocemos cuáles serán las consecuencias. Nuestros hermanos no documentados se ven atrapados, los jóvenes viven en la incertidumbre y la ansiedad, los que buscan asilo viven en el terror, encarcelados y separados de sus familias.
Es un ataque frontal no solo a los inmigrantes sino a nuestra cultura de frontera acogedora, a nuestros valores compartidos. Desplegar tropas contra mujeres y niños, contra personas y familias huyendo de la violencia, es moralmente perverso”. El mismo alcalde republicano de El Paso dijo no precisar de la Guardia Nacional e invitó a las autoridades nacionales a que vengan al lugar para conocer  la realidad. El obispo de San Antonio Gustavo García-Siller: “Es una acción sin sentido y una desgracia. Son medidas que significan represión, miedo, una percepción de que todos son enemigos y un mensaje muy claro: no queremos a nadie más. Este no es el espíritu americano”.

(Vaticano): CAL: PROPONEN OTRO SÍNODO

Pontificia Comisión para América Latina

La Pontificia Comisión para América Latina (CAL) que está compuesta por 24 entre cardenales y obispos latinoamericanos, se reunió recientemente en Roma y por primera vez fueron invitadas 14 mujeres. El actual presidente de la CAL es el cardenal Marc Ouellet. En 2015 hubo una encuesta vaticana entre las Conferencias Episcopales de todo el mundo para conocer cuáles eran los temas mayormente deseados para los Sínodos; habían resultado los jóvenes, la formación de los sacerdotes, el diálogo interreligioso, la paz. No figuraba el tema de la mujer. Ahora esta Pontificia Comisión propone a toda la Iglesia un Sínodo sobre la mujer y una “conversión pastoral capaz de pedir perdón por todas las situaciones en las que las comunidades cristianas han estado y son todavía cómplices de los atentados a su dignidad”. Piden una “mayor y mejor educación afectiva y sexual a varones y mujeres, una más integral preparación al sacramento del matrimonio, acompañamiento de las parejas y familias”. Declaran: “América Latina necesita una revolución de la ternura y de la compasión para lograr una cultura del encuentro que tiene a las mujeres como sus mejores protagonistas”. Piden una mejor relación entre los pastores y las mujeres de vida consagrada que “dan un importante testimonio de Dios entre los jóvenes, los pobres, los enfermos, los marginados. Hace falta su presencia en todas las instancias de reflexión y decisiones pastorales”. Con respecto de los seminarios se dice que “el conocimiento y la familiaridad con la realidad femenina resulta oportuna y esencial para la formación humana y espiritual del seminarista  y para su futura acción pastoral. Es posible también y urgente multiplicar y ampliar los lugares y oportunidades de colaboración femenina en las estructuras pastorales, no debido a presiones culturales o mediáticas sino porque la ausencia de la mujer en las instancias eclesiales es un vacío eclesiológico, un efecto negativo de una concepción clerical y machista”. Se dice en el documento final: “Siguen existiendo clérigos machistas, mandones, que pretenden usar a la mujer como servidumbre dentro de su parroquia, como clientela sumisa y mano de obra barata. Todo esto se tiene que acabar”. Por eso proponen un Sínodo para la Iglesia universal sobre el tema de “la mujer en la vida y misión de la Iglesia”.

(Vaticano) “GAUDETE ET EXULTATE”

La nueva exhortación apostólica papal lleva el título: “Alégrense y regocíjense”. Es la traducción exacta de las dos palabras latinas –«Gaudete et Exultate»– con la que Francisco abre su exhortación apostólica sobre «el llamamiento a la santidad en el mundo contemporáneo». Un documento papal al que los medios de comunicación no le han concedido la atención que se merece porque es un texto rico, positivo y alentador en un momento dramático de la historia del mundo. Y, además, corrige la falsa imagen de un catolicismo triste, penitencial y sólo centrado en las prohibiciones y censuras. Uno de los primeros errores a los que hace frente Bergoglio es considerar la santidad como una casta sólo reservada a aquellos a los que la Iglesia ha declarado beatos o santos. El Papa por el contrario insiste en los que él llama «los santos de la puerta de al lado». Santos que pueden ser nuestras madres o abuelas o esos padres que sudan la gota gorda cada día para llevar el pan a sus casas o las enfermeros/as de un hospital que hacen horas extraordinarias para atender a unos enfermos que han conocido el mismo día o el anterior o las religiosas ancianas que rezan y ofrecen entre sonrisas sus dolores por sus hermanos los hombres. El tercer capítulo de la «Gaudete et exultate» es una glosa de las bienaventuranzas que, como afirma Francisco, son «la carta de identidad del cristiano». Santidad es, en ese sentido, reaccionar con humilde mansedumbre, saber llorar con los otros, buscar la justicia con hambre y sed, mirar y actuar con misericordia, mantener el corazón limpio de todo lo que mancha el amor, sembrar paz en nuestro entorno. Un estilo de vida  en definitiva, que se propone seguir la huellas del divino Maestro.

(Antonio Pelayo)

SIRIA: ¿CHIVO EXPIATORIO?

 

El senador McCain con ISIS en Siria, 2013 (abc news)

El ataque de Estados Unidos a Siria, definido por el Osservatore Romano como “una represalia” contra Bashar al Assad, tuvo repercusiones indignadas en las Iglesias de Siria. El obispo de Alepo, Antoine Audo, dijo: “Sorprende que el ataque se haya realizado justamente antes que iniciara la misión de los inspectores de la ONU para investigar el presunto uso de armas químicas por parte de Damasco, prohibidas internacionalmente. Estados Unidos usa el supuesto de las armas químicas para estar presente en la guerra, alimentar el comercio de armas, complacer a Arabia Saudita. Con estos misiles se han sacado la máscara; quieren demostrar su poder y su presencia. Después que el ISIS ha sido vencido, ahora combaten directamente sobre nuestra piel los verdaderos protagonistas del conflicto que son Estados Unidos y Rusia. El pueblo de Siria paga las consecuencias de este conflicto internacional y a nivel regional del conflicto entre Arabia e Irán”. Los 120 misiles Tomahawk IV lanzados por Estados Unidos cuestan cada uno un millón de dólares. El obispo libanés Mounier Khairallah dijo: “Muchos de nuestros pueblos ya no pueden decidir sobre su futuro; son otros los que deciden por ellos. Los americanos y los rusos usan a Siria como pretexto para hacerse la guerra y defender sus intereses geopolíticos. Una Siria desmembrada es lo que quiere Israel apoyado por Estados Unidos, pero no podrá funcionar porque es una división impuesta. La historia de nuestros países está hecha de comunidades heterogéneas con diversidades étnicas, culturales y religiosas, justamente porque es posible vivir juntos. En el Líbano, que tiene 4 millones de habitantes, hemos acogido a un millón y medio de refugiados sirios, además de medio millón de palestinos”. Según el obispo Jean-Clement Jeanbark “se está impidiendo a Siria de renacer. Hasta que tengamos aquí potencias extranjeras, los sirios no tendremos paz. La gran mayoría de los que están haciendo la guerra son extranjeros o fundamentalistas. El pueblo sirio quiere la paz”.

FRANCIA: “NO CONOZCO MÁS A MI IGLESIA”

Ha salido un libro del conocido escritor católico francés Henri Tincq con el título: “El gran miedo de los católicos de Francia”. Tincq afirma no reconocer más a su Iglesia por el giro conservador, hasta reaccionario, que está tomando. El escritor y periodista que ha trabajado por años en La Croix y en Le Monde, se asombra porque el año pasado más de un tercio de los católicos practicantes ha votado por Marine Le Pen. Según él, los obispos se han mostrado pusilánimes frente a este fenómeno; “están paralizados por el miedo a las divisiones internas dentro de la población católica que ya demuestra graves rupturas. Reina el miedo por la pérdida de poder y visibilidad, la inmigración creciente, el islam, una laicidad agresiva cada vez más contraria a todos los símbolos religiosos. Los políticos católicos de izquierda han casi desaparecido, aunque muchos trabajen en las ONG, en las parroquias, en los movimientos sociales. El papa Francisco que encara un Catolicismo valiente y progresista es casi más popular fuera del mundo católico que adentro”. La visión pesimista de Tincq no deja de ser un grito de alarma. Es cierto que en toda Europa crece la nueva derecha, aún en el medio católico, que no siempre se basa como el fascismo en una ideología antidemocrática o racista. Admite los derechos civiles y la democracia, pero busca la unión étnica de la nación; la política ha de construirse sobre principios étnicos y nacionalistas. La interpretación étnica de nación o de pueblo, de patria o de identidad nacional es prioritaria aún sobre los derechos humanos. Por su parte la Iglesia atraviesa una grave crisis. Hace 50 años el 90% estaba bautizado en la Iglesia Católica y el 20% iba a misa los domingos. Ahora solo el 3% va a misa y no pasan del 30% los menores de siete años que están bautizados. El 64% de los jóvenes entre 16 y 29 años no tienen ninguna pertenencia religiosa. La mitad de los curas franceses en actividad tiene más de 75 años. Crece el Islam y el pentecostalismo evangélico. El presidente Emmanuel Macron el 9 de abril pasado en el College des Bernardins (París), frente a la Conferencia Episcopal y a muchas personalidades católicas reconoció que “hay pruebas históricas de las raíces cristianas de Europa, pero podrían también haberse secado. En Francia la linfa católica sigue presente y debe seguir contribuyendo a la vida de la nación. Los católicos tienen el rol de ponerse al servicio de la dignidad del hombre”. El presidente de la república invitó a los católicos a defender sus convicciones aún en el terreno político, lamentando su ausencia.

LUND (Suecia): PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA

Luteranos y católicos en perspectiva ecuménica

Se está celebrando la misa dominical para los católicos en la catedral luterana de Lund, debido a las obras de construcción de la iglesia católica de Santo Tomás. Según la ministra de la catedral Lena Sjostrand, es un signo de “la amistad que hemos desarrollado a partir de la visita del Papa”.

ESTADOS UNIDOS: FORMACIÓN SACERDOTAL

1.200 sacerdotes han reclamado una revisión a fondo de los programas de formación sacerdotal; “los nuevos sacerdotes han sido formados para la teología, no para la pastoral”. Piden que se insista más sobre la S. Escritura, el papel central del laicado, el diálogo, la misión, el compromiso ecuménico.